Sábado. 21.10.2017 |

La provincia de Salamanca recibe una media de 180 ciberataques al día

La provincia de Salamanca recibe una media de 180 ciberataques al día

El creciente uso de las tecnologías ha traído consigo una nueva forma de delincuencia. Los ciberataques están a la orden del día como refleja el hecho de que el Instituto Nacional de Ciberseguridad registrara solo en 2015 casi cincuenta mil incidencias que no tienen por qué responder todos a delitos. De hecho, la mayor parte de estos casos, más de 16.000, son debidos a accesos no autorizados que pueden darse en alguna ocasión por un simple cambio de dispositivo. 

De estos, en un solo día, la provincia de Salamanca recibe casi 180. Al menos así fue en los datos ofrecidos del 9 de febrero por Incibe. De estos, más del 90%, 165, se producen en la capital y solo un 9% fuera de ella. En concreto, Béjar es la segunda localidad más afectada, con diez, mientras que el alfoz cuenta con solo dos y uno más en Peñaranda de Bracamonte y Ciudad Rodrigo. 

La totalidad de los ciberataques que recibe la provincia se realizan a través de bots, es decir por equipos comprometidos controlados de forma remota por organizaciones criminales o ciberdelincuentes. Suponen el 15% de los ataques que se reciben en Castilla y León. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya le están poniendo coto a un problema creciente y la Guardia Civil ya detuvo a 226 personas solo durante 2015 por delitos relacionados con las tecnologías de la información y de las comunicaciones, además de investigarse a otras 217 en las 272 operaciones realizadas.  

Principales delitos

Es altamente preocupante el hecho de que el 85% de delitos a ciudadanos se corresponde con fraude electrónico y estafas que supone, a su vez, la tercera mayor causa de incidentes recogidos por Incibe con 13.410 casos en 2015. “Se trata de intentos de estafas y microfraudes en compras, o que sus credenciales caigan en manos de terceros. Nuestros datos personales son también algo interesante para los cibercriminales. Los ataques se producen principalmente a través de malware y botnets o de correos electrónicos o mensajería instantánea con ingeniería social haciéndonos creer cualquier tipo de engaño”, afirma Félix Antonio Barrio Juárez, gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales de Incibe. 

Durante el pasado año y muy presumiblemente en el actual serán, precisamente, el fraude electrónico, junto con el hacktivismo social o los ataques dirigidos enfocados a impactar en la reputación de empresas y administraciones o el robo de información, los principales riesgos. En lo referente al hacktivismo hay que estar especialmente pendiente del yihadismo y la apología del terrorismo y del Estado Islámico. 

En lo que respecta a las empresas, la mayoría de los ataques que pretenden un acceso no autorizado (16.054 en 2015) así como el uso de malware (15.177 en 2015) tienen como finalidad el lucro económico, robo de datos financieros, ciberespionaje, o el fraude empresarial. Las cifras, hasta los 48.000 ciberataques producidos durante 2015 se completan con 1.275 spams, 794 denegaciones de servicio, 335 escaneos de red, 26 robos de información y 2.905 referidos a otro tipo de intentos de ataque. 

 

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad