Jueves. 22.06.2017 |

El deterioro del puente Enrique Estevan invita a una restauración en su centenario

El deterioro del puente Enrique Estevan invita a una restauración en su centenario
Durante la semana pasada se han acometido los trabajos de renovación del asfaltado en el puente Enrique Estevan. Sin embargo, esta infraestructura que cumplirá cien años en 2013 presenta un estado de deterioro en su estructura que aconseja una importante revisión. Como se puede apreciar en una galería fotográfica que adjunta SALAMANCA24HORAS, gran parte del puente se encuentra oxidada, con vigas ya obsoletas y zonas carcomidas por el paso del tiempo. A lo que se unen detalles como los desperfectos de las barandillas y las aceras.

El nuevo Plan de Movilidad de Salamanca contempla que el puente Enrique Estevan se quede sólo para transporte público. pero este proyecto estaría entrelazado con la construcción de un nuevo puente entre la calle Vergara y la zona de La Fontana, en Santa Marta de Tormes. Por lo que mientras no haya presupuesto para el nuevo puente la transformación de Enrique Estevan sólo para autobuses podría demorarse.

Ya hace dos años el Ayuntamiento anunció que estudiaría una remodelación del puente Enrique Estevan, el más antiguo de la ciudad después del Puente Romano, debido a que en 2013 se cumple el centenario de su apertura al tráfico. Lo que entonces costó 800.000 pesetas de la época se ha convertido con el paso de las décadas en una estructura catalogada con protección patrimonial. De ahí que se pretendiera realizar algo especial en fecha tan señalada. El entonces concejal de Fomento, Salvador Cruz, explicó que el Consistorio charro encargaría un estudio para ver el estado actual de la estructura, pues podría tener algunas partes deterioradas con el paso de las décadas. Así, la idea era que en 2013 se pudiera semipeatonalizar el puente o dejarlo sólo con un carril para entrada o salida de vehículos de la ciudad.

Historia de un puente centenario
 
A comienzos del siglo XX, se encarga al ingeniero discípulo de Saturnino Zufiaurre, discípulo de  Gustave Eiffiel, la construcción de un  segundo puente. El Puente Nuevo, como se llamó en la época, se empezó a construir en 1902. Posteriormente recibirá el nombre de Puente de Enrique Estevan, ya que fue éste, en calidad de concejal, quien propulsó su creación al oponerse al ensanchamiento de calzada que la Dirección de Carreteras quería llevar a cabo en el Puente Romano. Posteriormente se abrió al tráfico el 22 de octubre de 1913, fecha en que fue inaugurado. 
 
El puente Enrique Estevan cuenta con una longitud de 220 metros y una anchura de diez, según explica José María Fraile. Se eleva sobre seis arcos metálicos, de 33 metros cada uno y un radio de 43, sostenidos sobre cinco pilares de fábrica de sillería de granito, al igual que los dos estribos. La pasarela está protegida por una barandilla metálica con adornos y farolas. Toda la construcción cuenta desde 1998 con iluminación artística que resalta sus atractivos junto al resto de monumentos salmantinos.
Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad