Jueves. 23.03.2017 |

La crisis aumenta un 25% los conflictos que acaban en el Juzgado de lo Social

La crisis aumenta un 25% los conflictos que acaban en el Juzgado de lo Social
La crisis económica también está teniendo su reflejo en el funcionamiento de la administración de justicia, que en los últimos años se ha tenido que enfrentar a un notable incremento de determinados procedimientos y ejecuciones que en épocas de bonanza apenas tenían repercusión en los tribunales. La jurisdicción social, con un incremento del 25 por ciento en los asuntos ingresados, ha sido la más afectada. Sólo en este período el número de despidos que acabó en la vía judicial se incrementó más de un 89 por ciento y un 31 por ciento las demandas presentadas por incumplimiento de obligaciones en materia de Seguridad Social, por omisión de medidas de seguridad en el trabajo o sanciones disciplinarias.
 
Las ejecuciones hipotecarias, que desde 2007 casi se han triplicado; los monitorios, procedimientos por los que se reclaman deudas dinerarias que no exceden de 250.000 euros, un 55 por ciento más; o los concursos, que se han multiplicado por cuatro, son algunos asuntos que están detrás del incremento de la actividad de la jurisdicción civil, que en este periodo ha visto como los asuntos ingresados se incrementaban más de un 15 por ciento.
 
La otra jurisdicción con un mayor crecimiento fue la contencioso, con un 17 por ciento, en este caso provocado por los litigios entre los funcionarios y las administraciones, especialmente por los recortes salariales que los empleados públicos han venido sufriendo en los últimos años y que sólo el pasado año representaron casi 40 por ciento. Por el contrario, la jurisdicción penal, a la que llegan tres de cada diez casos, sólo vio incrementado su volumen de trabajo en un 3 por ciento.
 
Este incremento de la actividad judicial en estos cinco años también ha venido acompañado por un incremento de las plantillas en los juzgados. Así, el número de jueces aumentó, mientras que el refuerzo de fiscales fue de un 16 por ciento. Por el contrario, el número de secretarios se mantuvo. Por su parte, la plantilla de funcionarios se incrementó, en conjunto, un 14 por ciento. Por su parte, mucho menor fue el incremento del número de abogados en la región, que sólo creció un uno por ciento, aumento similar al de procuradores.
Comentarios