Miércoles. 20.09.2017 |

“2014 será un año principalmente seco”

“2014 será un año principalmente seco”
Las cabañuelas son una observación de las variaciones atmosféricas durante los primeros trece días de agosto que sirven para predecir cómo será el año venidero. En ocasiones, como ocurre este año, los trece primeros días nos son suficientes para la predicción y se realizan las ‘cabañuelas retorneras’ que alargan la observación hasta el día 26 de agosto y cotejan los resultados para conseguir una mayor precisión en las previsiones.

Esta técnica se remonta a las civilizaciones del valle del Eufrates y el Tigris, que desde hace más de 4000 años observaban el cielo en busca de noticias sobre el clima. Esta ‘ciencia’ se trasladó entre civilizaciones hasta llegar al Levante español, donde empezó a emplearse debido a la importancia de la agricultura en esa región, “los campesinos estudiaban el cielo para poder predecir el tiempo y valorar así la cosecha que iban a tener” afirma Manuel, un cabañuelista de Salamanca.

Manuel Briz Sánchez, que lleva 45 años estudiando y observando el tiempo, se ha consagrado como un experto cabañuelista. Ha explicado el método que siguen para predecir el tiempo: “el día 1 no sirve para medir porque no es fiable, por tanto, empezamos a recoger datos desde el 2 de agosto. Apuntamos como está el cielo cada hora y según lo que observamos predecimos cómo será cada mes del año siguiente”. Con esta técnica, cada día corresponde a un mes del próximo año, correspondiendo así el día 2 con enero y el 13 con diciembre.

El experto cabañuelista prevé que el año 2014 será seco. “No he podido apreciar signos que indiquen que el próximo año vaya a ser húmedo, al contrario, todo indica que no tendremos un curso lluvioso y que, por tanto, será un año seco” explicaba Manuel alegando que este año la previsión ha sido muy complicada por “lo raro que ha venido el tiempo este agosto”.

Manuel ha lamentado que cada año sea más difícil su labor de observación dado el alto nivel de contaminación que hay en el cielo, “hace unos años tenía un 80% de fiabilidad, ahora, llegar al 50% es una fantástica noticia”. Además, explica, este año se ha visto obligado a recurrir a las ‘cabañuelas retorneras’, un segundo periodo de observación tras acabar los trece primeros días de las cabañeras, para poder comparar y cotejar los datos con tal de conseguir unos resultados más fiables.
Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad