Los aficionados al aeromodelismo salen a la calle

Los aviones radiocontrolados han salido a la calle, aunque sin volar, en una exposición con la que se ha querido mostrar una afición que reúne a 30 socios en el club abulense Huyhuyhuy

Elementos de las distintas especialidades de este deporte, hasta medio centenar, han podido verse en la explanada del Lienzo Norte: desde modelos de iniciación y sport, a aparatos acrobáticos, maquetas a escala, veleros, y drones y cohetes junto a material aeromodelístico, según ha explicado su presidente, Miguel Jiménez.

También se ha podido observar como utilizan estos aviones, con motorizaciones eléctricas y de explosión, o son alimentados por gasolina o metanol. En algunos casos se trata de aviones que pesan unos tres kilos y pueden alcanzar hasta más de 100 kilómetros por hora.

Exhibición de automodelismo en Ávila del club Huyhuyhuy

Hay distintos aparatos, “desde los dedicados al entrenamiento o los acrobáticos a los que reproducen los reales, de un metro y hasta dos metros de envergadura”, que se mantienen en el aire hasta diez o 15 minutos, si bien en el caso de los veleros puede llegarse a las dos horas, “todo depende de la pericia y práctica”.

Según Jiménez, esta afición ha cambiado mucho en el aprendizaje gracias a los simuladores, donde se puede iniciar en la afición y se puede practicar “como si fuera un vuelo real”, como han podido hacer quienes se han acercado a la exposición celebrada el domingo.

Dado que la normativa vigente no permite realizar vuelos en lugares públicos, la exposición no ha podido contar con una exhibición en vivo, pero el club de aeromodelismo ha invitado a quienes quieran iniciarse en la actividad a acudir a sus instalaciones, unas pistas que están dotadas de boxes y medidas de seguridad donde podrán seguir con detenimiento la evolución de los aviones e iniciarse en la práctica del automodelismo.