Director general de Berkeley: "El paro va a desaparecer en la zona en la que nos encontramos"

Francisco Bellón, Director General de Berkeley.

Francisco Bellón ha destacado la fiabilidad del proyecto por el respeto al medio ambiente, la seguridad para los habitantes de la zona, el compromiso con la población local y la transparencia de la compañía 

El director general de Berkeley en España, Francisco Bellón, ha comparecido este jueves ante los medios para aclarar y explicar los detalles del proyecto minero de Berkeley en Retortillo. En primer lugar, ha señalado que los cuatro pilares fundamentales de la compañía son el respeto por el medio ambiente, la seguridad y salud de las personas, el compromiso total con la comunidad local y la transparencia de su gestión. A final de este año comenzará la construcción tras la licitación de los contratos. 

Bellón ha explicado el momento intenso que está viviendo su compañía, que está a punto de iniciar las construcciones de Retortillo. Dadas las críticas que han llegado tanto desde grupos políticos como de distintas plataformas, el responsable de Berkeley ha querido poner de manifiesto punto por punto estas críticas y ha argumentado su defensa en datos de empleo, de seguridad y de informes tanto provinciales, como regionales y europeos. 

El director general ha destacado también el compromiso de Berkeley con el fomento del empleo en la zona. Entre algunas de sus actuaciones en este aspecto, ha señalado la creación del centro de formación que ya está funcionado y ha preparado para trabajar en la mina a 120 personas y que no cesará su trabajo durante el transcurso del trabajo de la mina. Bellón también ha asegurado que "el paro va a desaparecer por completo". 

Sobre las recientes críticas sobre que el empleo que generará la mina será precario, Francisco Bellón ha confirmado que Berkeley va a generar empleo de calidad con contratación indefinida. Y ha asegurado que la mina tiene una duración garantizada de 10 años y esperan que se prolongue. 

Berkeley calcula que a finales de este año se licitarán las contrataciones para la construcción de la mina de Retortillo, que se estima que durará de 18 a 20 meses y a partir de ahí comenzará la extracción. Para esta construcción, calculan que se gastarán unos 250 millones de euros, y por lo tanto, según comenta Bellón, "no solo será una mina, sino un proyecto industrial a gran escala". 

Francisco Bellón se ha dirigido al grupo municipal Ganemos por estar presentando mociones para oponerse al proyecto de Berkeley, "se desconoce cómo se va a llevar a a cabo el proyecto, por lo tanto, no se puede opinar", explica el director general de la compañía. Bellón también ha querido explicar la situación con Villavieja de Yeltes, cuyo alcalde puso de manifiesto la cercanía de la fase siete de la mina a solo 100 metros del colegio de la localidad. "Hemos querido reunirnos con el ayuntamiento, ahora y antes de llegar, pero siempre nos han negado las reuniones". 

El director general de Berkeley en España pondría las dos manos en el fuego por la fiabilidad, legalidad, salud y respeto con el medio ambiente, "hemos desarrollado el proyecto de forma rigurosa y hemos aplicado toda la normativa", confirma. También asegura que tienen el apoyo total de la comunidad local, en Retortillo tenemos 600 hectáreas que han sido adquiridas por Berkeley y todo ha sido con una buena relación con los vecinos. 

Ante los grupos, formaciones y plataformas que desconfían del proyecto de Berkeley, su director hace un llamamiento para transformar esta desconfianza en confianza porque todas las autoridades pertinentes han sido favorables. "Si se desarrolla cómo tenemos planteado, el proyecto no afectará a ningún valor ecológico de la zona", además Bellón añade que la tala de encinas es provisional, ya que después de que se extraiga el uranio, volverán a plantar las mismas que estaban con anterioridad y añadirán 100 hectáreas adicionales a lo que ya había en el origen, suponiendo un aumento de hasta seis veces los árboles que había. 

Respuesta de Stop Uranio

La respuesta de Stop Uranio no se ha hecho esperar y ha acusado de mentir al director general al afirmar que la apertura de la mina es inminente. "a pesar que desde 2012 se pueden haber efectuado hasta una decena de anuncios similares sin que, afortunadamente, la instalación prevista en Retortillo haya visto la luz".

Según comentan, "es falso que Berkeley Minera tenga los permisos necesarios para iniciar la construcción de la mina, siendo sorprendente el apoyo que le presta la Junta de Castilla y León en contra del criterio de los alcaldes de la zona, la mayoría del Partido Popular, que han manifestado su rechazo al proyecto minero".

"Berkeley podrá realizar un concurso para adjudicar unas obras irrealizables, como ha ocurrido con del desvío de la carretera comarcal SA-322, paralizadas hace un año por un procedimiento de expropiación inconcluso y cuya ejecución sin los preceptivos permisos le ha supuesto la apertura de un expediente sancionador por parte del Ayuntamiento de Retortillo, pero las empresas que se presenten deben saber que esta empresa es experta en vender humo".