Domingo. 28.05.2017 |

ÁGUEDA

“La gente no está entendiendo lo que el alcalde de Águeda está pidiendo”

Florindo, quinto por la derecha, junto a sus compañeros de candidatura del PSOE mirobrigense
Florindo, quinto por la derecha, junto a sus compañeros de candidatura del PSOE mirobrigense
“La gente no está entendiendo lo que el alcalde de Águeda está pidiendo”

Germán Florindo reflexiona para SALAMANCA24HORAS sobre “la bola de nieve que se ha caído de la montaña con montaña y todo” tras solicitar para su municipio la llegada de vestigios franquistas, incluidos los restos del dictador, que ha terminado, incluso, por dejarle fuera del PSOE aunque “de forma temporal”

Quizá no era consciente de lo que estaba haciendo cuando, ante la posibilidad de que hubiera que trasladar a otro lugar los restos de Francisco Franco que yacen en el Valle de los Caídos, ofreció su municipio para albergar no solo esa delicada parte de la historia sino todos aquellos símbolos del franquismo que se han retirado de toda España en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Lo que para Germán Florindo era una original forma de dar a conocer su pueblo, una localidad construida a instancias de quien estuvo al frente del país durante casi 40 años, ha terminado por convertirse en una delicadísima patata caliente que, al mismo tiempo que le hacía ganar presencia mediática, minaba l confianza del Partido Socialista al que pertenece y del que ha terminado por marcharse voluntariamente aunque “de forma temporal”, asegura convencido de que ha hecho “lo mejor para el partido y para mi”. Pertenecer a una u otra formación, dice, es casi anecdótico “porque en los pueblos la política y las siglas prácticamente no existen”.

En su contra juega también el hecho de que hasta hace bien poco la localidad llevara al caudillo en su ‘apellido’. Eso ha contribuido a crear “una bola de nieve que se ha caído de la montaña con montaña y todo”. Entiende el regidor municipal de Águeda que no se ha comprendido bien la petición realizada porque con ella, remarca, “no queremos remover el pasado”. 

“Traer aquí esos símbolos supondría darnos a conocer y generar un flujo de visitas a la localidad”, matiza el alcalde, públicamente reprobado no solo por su partido sino por multitud de sectores de la sociedad. Ante la posibilidad de que centralizar en Águeda las referencias a Francisco Franco pudiera generar algún tipo e altercado, Germán Florindo afirma tajante que “estamos en democracia y cada uno se puede expresar como desee siempre dentro de los cauces que marca la ley”.  

El alcalde de Águeda, de gira estos días por diversos medios de comunicación de ámbito nacional, quiero dejar claro que para él, la dictadura fue “una mala experiencia” por eso se sigue sorprendiendo ante determinadas reacciones que ponen en entredicho esa opinión.
 

Comentarios