Inauguración del centro de salud mental y exclusión social Ranquines en Santa Marta

El acto ha tenido este miércoles en los Padres Paúles, precisamente, se ha escogido el día para conmemorar la festividad de San Vicente de Paúl. Concluye de este modo la primera fase del proyecto, que tiene prevista también la instalación de pisos de inserción 

Este miércoles, 27 de septiembre, festividad de San Vicente de Paúl, se ha inaugurado el centro de día para personas con problemas de salud mental y exclusión social Ranquines. Ha actuado como maestro de ceremonias su coordinador, Francisco Berbegal, en un acto presidido por el obispo de Salamanca, Carlos López y que ha contado con la presencia de una variada representación de las administraciones públicas.

Berbegal ha relacionado un extenso capítulo de agradecimientos, exaltando la labor de todos los artífices de este proyecto impulsado por diferentes entidades religiosas y que también cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes, término municipal en el que está ubicado el edificio de los Padres Paúles, que acoge el centro de día Ranquines. “Es un tiempo de búsqueda común y aunar esfuerzos para dar una respuesta sincera y adecuada a los problemas de las personas de mayor vulnerabilidad”, ha valorado el coordinador del proyecto.

El obispo de Salamanca, por su parte, ha expresado su satisfacción por esta inauguración que ha definido como uno de los sueños de la Asamblea Diocesana. “Es signo de la nueva actitud de la Iglesia y su preocupación por intensificar su mirada hacia Cristo y hacia los hombres de hoy, especialmente a los pobres”, ha valorado el obispo, recordando que se ha tratado de una obra de colaboración entre varias congregaciones de la Iglesia y que se ha presentado cuando se cumplen 400 años de la misión de San Vicente de Paúl.

En representación de la propiedad del centro de los Padres Paúles intervino Jesús María González Antón. “La creación de esta obra social representa la recreación de los valores de esta Asamblea Provincia”, ha indicado. En este sentido, ha recordado que se cumplen muchas de sus premisas. “Sepamos escrutar los signos de los tiempos, trabajemos juntos en la defensa de los más abandonados e impliquémonos más con Cáritas”, ha resumido.

Por su parte, la hermana Nuria Arias, ha tomado la palabra en representación de todas las entidades eclesiásticas que han colaborado en la apertura del centro Ranquines. “Muchos pocos hacen un mucho”, ha valorado. De este modo, ha reiterado su agradecimiento a quienes lo han hecho posible. “Nos une Jesús y nos une la caridad. Somos un ejemplo de comunidad eclesial y los que luchamos por los pobres tenemos que entendernos. Hacer el bien, hace bien y nos hace bien”, ha concluido.

Finalmente ha intervenido el alcalde de Santa Marta de Tormes, David Mingo, para recordar la vinculación del municipio de los Padres Paúles. “Pocos saben que aquí se fabricaron los bancos y los tablones de madera para todas las congregaciones de España. Ya la propia construcción del centro dio mucho trabajo a la gente del pueblo, por eso estamos muy agradecidos”, explicó el alcaldes, reconociendo que su papel se había limitado a facilitar los trámites burocráticos.

Este centro de día constituye la primera fase del proyecto Ranquines, surgido en el marco de la Asamblea Diocesana y de la celebración del Año de la Misericordia, y que se completará en un futuro con la puesta en marcha de pisos de inserción para aquellas personas que no puedan vivir con la autonomía necesaria para gestionar un piso y la creación de una pequeña residencia que estará ubicada también en los Padres Paúles.