Viernes. 26.05.2017 |

FÚTBOL

El presidente del Santa Marta será juzgado por vía penal y se enfrenta a una dura sanción deportiva

Guardia Civil y ambulancia tras la agresión de Raúl Sánchez Borrego
Guardia Civil y ambulancia tras la agresión de Raúl Sánchez Borrego
El presidente del Santa Marta será juzgado por vía penal y se enfrenta a una dura sanción deportiva
Salamanca 24horas

El aficionado de la Cultural Leonesa que en la tarde del sábado recibió una patada en la cara por parte de Raúl Sánchez Borrego denunció los hechos ante la Guardia Civil, donde el presidente tuvo que acudir después para declarar. Está acusado de daños y lesiones leves, pues la víctima giró la cara antes y no hubo rotura de dientes ni nariz. Pero también se le aplicarán las leyes contra la violencia en el deporte, ya que la agresión quedó reflejada en el acta arbitral: hasta 650.000 euros de multa y cinco años sin pisar un recinto deportivo. El campo San Casto también podría ser clausurado

La agresión protagonizada en la tarde del sábado por el presidente de la Unión Deportiva Santa Marta, Raúl Sánchez Borrego, al propinar una patada en la cara a un aficionado de la Cultural Leonesa durante el partido entre ambos equipos de Liga Nacional, puede tener duras consecuencias, a tenor de lo que establece la legislación vigente. Doble, pues será juzgado por la vía penal, pero también se le aplicará la normativa deportiva al quedar la agresión reflejada en el acta arbitral.

La víctima de la patada denunció los hechos ante la Guardia Civil, a cuyo cuartel de Santa Marta tuvo que desplazarse después Raúl Sánchez Borrego para prestar declaración. Tras recogerse los testimonios de ambas partes, se le acusa de daños y lesiones leves, por lo que este asunto en principio se saldará con una fuerte multa y sin petición de cárcel al no haber rotura ni dientes ni de nariz. Y es que, según explicó el agredido a la Benemérita, lo vio venir y tuvo tiempo de girar la cara.

Al mismo tiempo, Raúl Sánchez Borrego se enfrenta a lo que diriman los correspondientes comités a tenor de las leyes contra la violencia en el deporte, tanto la dictada por el Gobierno como la correspondiente a Castilla y León. Así, se considera una infracción muy grave “la organización, participación activa o la incentivación y promoción de la realización de actos violentos, racistas, xenófobos o intolerantes de especial trascendencia por sus efectos para la actividad deportiva, la competición o para las personas que asisten o participan en la misma”.

En lo personal, la sanción puede ser de 60.000,01 a 650.000 euros, además de la prohibición de acceso a cualquier recinto deportivo por un período entre dos años y cinco años. Pero también podría haber consecuencias para la Unión Deportiva Santa Marta, con la clausura temporal del recinto deportivo hasta un máximo de dos años o dos meses si se considera que la falta es sólo grave.

Comentarios