Más de veinte minutos de fuegos artificiales para inaugurar las Fiestas de Salamanca

El cielo se ha iluminado este jueves con más de 12.000 unidades pirotécnicas después de la ofrenda floral de la tarde. Ha sido el anuncio oficial de un inicio de Fiestas que ha mantinido sorprendidos a los salmantinos durante 22 minutos con un espectáculo dividido en 46 tandas con más de diez variedades diferentes de fuegos
 

Los fuegos artificiales siempre han sido un habitual de las Ferias y Fiestas de Salamanca pero no por ello han dejado de ser uno de los espectáculos más seguidos por los salmantinos. El Puente Romano ha vuelto a ser el lugar donde Caballer FX, como en los últimos años, ha hecho disfrutar a la sociedad con lo que puede considerarse casi como el anuncio oficial de que las Fiestas en honor a la Virgen de la Vega ya han llegado.

Para este año, el espectáculo ha vuelto a permitir admirar un cielo de Salamanca diferente al resto del año durante 22 minutos. Ha sido una tonelada de pólvora la que se ha lanzado a través de 12.514 unidades pirotécnicas. Un fuego barroco lleno de arrebatos en 46 tandas, que ha contado con efectos digitales en secuencias rítmicas y que han estado divididos en tres secuencias por colores y efectos. 

De esta manera, la vista se ha ido más allá de las Torres Medievales de la Catedral Nueva para admirar un espectáculo que ha contado con estrellas intermitentes, dalias multicolor, palmeras de sauce llorón, rayos de lentejuela dorada combinado con hojas verdes, estrellas fugaces multicolor, aros con trueno de colores, conjunto sonoro de silbadores con estrellas de color, efectos de palmera tipo dalia, efecto suave de colas de caballo doradas, palmeras de dos colores, efectos de farfarellas tipo lazos, efectos de crossettes multicolor o palmeras sonoras doradas de craqueteo.

Todo ello antes del gran conjunto fuente dorada de larga duración, que ha anunciado el final de un espectáculo compuesto por un conjunto de truenos y colores de ritmos cada vez más rápidos para culminar con la parte de trueno final de cantarellas en perlas blancas. Esto, unido a disparos individuales de carcasas de gran lujo situarán el cielo de Salamanca a un nivel artístico similar al que se puede observar durante todos los días del año en su patrimonio cultural.