Martes. 27.06.2017 |

Concurso de cortometrajes sobre la parálisis cerebral

Concurso de cortometrajes sobre la parálisis cerebral
Salamanca 24horas

Organizado por la asociación Aspace, los trabajos podrán presentarse hasta el 16 de mayo, con premios que ascienden a mil euros donados por la Fundación MRW
 

Pueden participar personas físicas o jurídicas de cualquier nacionalidad siempre que hayan cumplido los 18 años. El número de cortometrajes que se pueden presentar a concurso es ilimitado.

El corto debe ser original e inédito, por lo que no puede haberse mostrado antes en internet, televisión, salas de cine..., ni haber sido premiado en otros festivales o certámenes (antes de la fecha de la finalización del plazo de presentación de cortos a este concurso).

La temática de la película debe ser la parálisis cerebral. El objetivo de este cortometraje es ofrecer una imagen adecuada de esta discapacidad y concienciar a la sociedad. El corto debe incluir dos cortinillas, que deben colocarse al inicio y al finalizar la película. Puedes descargar las cortinillas en este enlace.

La película puede tener una duración máxima de cuatro minutos, incluidas las cortinillas y debe estar subtitulada, pues las personas con parálisis cerebral no siempre se pueden expresar con fluidez, por eso, el corto deberá incluir subtítulos; además, así las personas sordas y quienes no hablan bien español también pueden disfrutar del corto. El idioma de los cortos será el castellano.

Los cortos finalistas deberán ser enviados a Confederación Aspace en formato DCP (Digital Cinema Package) en el plazo de cuatro días hábiles desde que se comunique al autor su condición de finalista. La ratio de imagen del corto debe ser de 1.85:1, con unas dimensiones en pixeles de 1998x1080px. Cada película debe disponer de un cartel en formato jpg, con un tamaño en pixeles de 150 x 210 (ancho por alta) y un peso máximo de 100 kb. Más detalles de las bases, en el archivo adjunto a esta información.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad