Martes. 24.10.2017 |

Archivada la petición de prisión a una guardia civil por usar su chaleco antibalas femenino

La guardia civil, en el centro, tras prestar declaración en noviembre
La guardia civil, en el centro, tras prestar declaración en noviembre
Archivada la petición de prisión a una guardia civil por usar su chaleco antibalas femenino
Salamanca 24horas

El Juzgado Togado Militar Territorial de Valladolid considera que no hay motivos para condenarla por insubordinación. Durante un control el oficial al mando denegó su uso, pese a que la agente lleva haciéndolo desde hace años, dando la orden de que se pusiera un chaleco masculino. La agente se negó explicando que la prenda para varones dificulta a las mujeres el acceso al arma reglamentaria y los grilletes, con lo que se pone en riesgo la seguridad. El oficial la denunció y se solicitaba cárcel para ella. La primicia de SALAMANCA24HORAS el pasado mes de agosto tuvo repercusión en toda España y provocó un cruce de acusaciones entre las asociaciones de guardias civiles y de oficiales

El Juzgado Togado Militar Territorial de Valladolid ha archivado la denuncia contra la guardia civil que optó por un chaleco antibalas femenino propio en lugar del masculino que se superior le obligó a ponerse.

La agente queda absuelta del delito militar por insubordinación que se solicitaba para ella, pero sigue abierta la posibilidad de que pueda ser suspendida de empleo y sueldo o se adopte alguna otra medida disciplinaria contra ella por parte de sus superiores. Algo que desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles esperan no suceda, "porque no tendría sentido una sanción disciplinaria después de que la Justicia no ha visto delito alguno".

Como informara en primicia SALAMANCA24HORAS a finales de agosto, los hechos se produjeron días antes durante de un control. Entonces, el oficial al mando denegó el uso del chaleco femenino, comprado por ella años atrás por 500 euros al no recibir una prenda adaptada a su género, y que venía utilizando desde entonces sin problemas. El oficial ordenó que usara uno masculino, algo que a la agente le impedía el acceso a su arma reglamentaria y a los grilletes debido a su excesivo tamaño.

Por eso, la guardia civil optó por hacer uso de su chaleco femenino, que era de su talla y le permitía acceder a los elementos de seguridad mencionados. El resultado de su decisión fue la propuesta de instrucción de un delito militar de insubordinación. “Esto suponía que esta agente podía acabar pagando su osadía en una prisión militar "donde acudieran sus dos hijos a visitarla, incrédulos al enfrentarse a una situación por la que su madre, una buena policía desde hace 24 años, podría acabar en la cárcel como una vulgar delincuente"”, añadía la AUGC.

Desde que la agente adquirió el chaleco antibalas por su cuenta, pagando 500 euros, había participado en diversas operaciones de la Benemérita sin que ningún oficial o compañero pusiera pegas, hasta que semanas atrás un superior la obligó a ponerse el chaleco masculino. Otras agentes de varias unidades de la Guardia Civil también llevan la prenda adaptada a su género y fisonomía sin incidente alguno.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles se preguntaba "dónde ha quedado la obligación de la cadena de mando de velar por la salud y seguridad de los trabajadores, según recoge el Plan de Prevención de Riesgos Laborales de la Guardia Civil”. Y añade: “Éste es el país en el que nos movemos, un país al que se le llena la boca de propósitos para la igualdad de trato y oportunidades, sobre todo en el ámbito funcionarial, pero siempre vetado para la Guardia Civil, los hijos e hijas pródigos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los que para más estrangulamiento ante su despropósito en la reivindicación de derechos se les amenaza y aplica un Código Penal Militar que ve desvirtuado su sentido en actuaciones de índole policial”. 

Por su parte, la Unión de Oficiales de la Guardia Civil aseguraba que los hechos en los que se basa la apertura del procedimiento penal no eran porque la guardia civil afectada utilice el chaleco particular sino por no utilizar el chaleco antibalas oficial que tiene adjudicado en su unidad. "Desde hace más de un año se le ha ordenado que debe utilizar el chaleco oficial tanto desde la Dirección General de la Guardia Civil, como desde la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca y Oficina de Prevención de Riesgos Laborales. La última vez que se le comunicó por escrito esta obligación fue el mismo día de autos", explicaba.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles lamentó entonces la reacción de la Unión de Oficiales y denuncia un ensañamiento contra la guardia civil del chaleco femenino al ser 'delegada sindical'. Añadía que "a este vía crucis por el que ha de pasar la agente sancionada y de baja psicológica, se le suma el hecho de tener que defenderse de una nota publica realizada por otra asociación profesional de la Guardia Civil, que sin reprochar la utilización del Código Penal Militar en funciones policiales se empeña en defender lo indefendible con argumentos que tan solo pretender desviar la atención y faltos de rigor".

Se da, además, la circunstancia, continuaba la asociación, "de que esta compañera es representante de AUGC en la delegación de Salamanca, hecho que a buen seguro no resulta irrelevante en el ensañamiento con el que el oficial ha reaccionado ante la decisión de su subordinada".

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad