Domingo. 20.08.2017 |

La Guardia Civil sorprende a un cazador furtivo de jilgueros

La Guardia Civil sorprende a un cazador furtivo de jilgueros
Salamanca 24horas

A las afueras de la capital, junto al parque de Ciudad Rodrigo, colocaba una jaula con un ave de reclamo y varillas de ramas finas impregnadas de pegamento

La Guardia Civil de Salamanca investiga al responsable de la caza indiscriminada de aves protegidas en las afueras de la capital, empleando artes de forma no selectiva para la captura de jilgueros.

Según informa la Benemérita, como consecuencia de las labores de lucha para la protección del medio ambiente y especialmente contra la caza furtiva de la fauna silvestre, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) detectaron durante el mes de julio que en los extrarradios de Salamanca se estaba llevando a cabo por personas desconocidas la caza de manera indiscriminada de jilgueros.

A comienzos de agosto se procedió a la incautación de los efectos empleados para ello, pudiendo observar los agentes cómo en una parcela colindante con el parque de Ciudad Rodrigo un individuo procedía a instalar artes y medios para cazar aves, concretamente una jaula con un jilguero utilizado de reclamo y varillas de ramas finas impregnadas en una sustancia pegajosa posiblemente liga o pegamento.

Una vez instalado, abandonaba el lugar, sentándose en un banco cercano hasta que aves de la misma especie que el reclamo se posaran encima de las varillas impregnadas en pegamento, para posteriormente poder capturarlas. Entonces cogía el ave capturada, la introducía en una bolsa o funda de color verde camuflada y la dejaba en lo alto de unos de los árboles, con la intención de no ser visto por posibles testigos.

PEGAMENTO

Los agentes procedieron a identificar a esta persona, al considerar acreditado que estaba cazando aves con artes cuya eficacia es no selectiva. También para impedir que pudiera capturar más aves con este tipo de procedimiento prohibido. Se trata de un salmantino de 34 años, sin autorización para la captura de este tipo de aves protegidas, por lo que se le considera autor de un delito contra la flora y fauna. 

Las artes y efectos fueron decomisadas (tubo de pegamento-liga, jaula y funda tela) en lugar de los hechos, siendo entregadas las aves protegidas (jilgueros) en el Centro de Recepción de Aves Silvestres de la Junta de Castilla y León en Salamanca, para su posterior suelta en caso que tengan posibilidades de sobrevivir en el medio natural. El caso está ya en manos del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Salamanca.

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad