Miércoles. 18.01.2017 |

La guardia civil expedientada lleva ocho años utilizando el chaleco antibalas femenino con permiso de sus superiores

La guardia civil expedientada lleva ocho años utilizando el chaleco antibalas femenino con permiso de sus superiores
Desde que lo adquirió por su cuenta, pagando 500 euros, ha participado en diversas operaciones de la Benemérita sin que ningún oficial o compañero pusiera pegas, hasta que semanas atrás un superior la obligó a ponerse el chaleco masculino. Otras agentes de varias unidades de la Guardia Civil también llevan la prenda adaptada a su género y fisonomía sin incidente alguno. La noticia adelantada en primicia por SALAMANCA24HORAS ha tenido repercusión en toda España

La noticia adelantada ayer en primicia por SALAMANCA24HORAS acerca de que una guardia civil de Salamanca se enfrenta a prisión militar por querer llevar un chaleco antibalas femenino, adaptado a su género y fisonomía, ha tenido una amplia repercusión en toda España. En concreto, está acusada de un delito de insubordinación a un oficial que durante un control policial le ordenó que se quitara la prenda femenina para ponerse un chaleco masculino, a lo que ella se negó porque disminuiría su seguridad.

Desde que adquirió el chaleco femenino por su cuenta, pagando 500 euros, esta agente ha participado en diversas operaciones de la Benemérita sin que ningún oficial o compañero pusiera pegas, hasta que semanas atrás un superior la obligó a ponerse el chaleco masculino. Otras agentes de varias unidades de la Guardia Civil también llevan la prenda adaptada a su género y fisonomía sin incidente alguno.

Según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles, se preguntan "dónde ha quedado la obligación de la cadena de mando de velar por la salud y seguridad de los trabajadores, según recoge el Plan de Prevención de Riesgos Laborales de la Guardia Civil”. Y añade: “Éste es el país en el que nos movemos, un país al que se le llena la boca de propósitos para la igualdad de trato y oportunidades, sobre todo en el ámbito funcionarial, pero siempre vetado para la Guardia Civil, los hijos e hijas pródigos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los que para más estrangulamiento ante su despropósito en la reivindicación de derechos se les amenaza y aplica un Código Penal Militar que ve desvirtuado su sentido en actuaciones de índole policial”. 

Por su parte, la Unión de Oficiales de la Guardia Civil asegura que los hechos en los que se basa la apertura del procedimiento penal no son porque la guardia civil afectada utilice el chaleco particular sino por no utilizar el chaleco antibalas oficial que tiene adjudicado en su unidad. "Desde hace más de un año se le ha ordenado que debe utilizar el chaleco oficial tanto desde la Dirección General de la Guardia Civil, como desde la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca y Oficina de Prevención de Riesgos Laborales. La última vez que se le comunicó por escrito esta obligación fue el mismo día de autos", explica.

Comentarios