Jueves. 21.09.2017 |

Conferencia sobre 'Cómo duplicar esfuerzos en la investigación utillizando la información de patentes'

Conferencia sobre 'Cómo duplicar esfuerzos en la investigación utillizando la información de patentes'
Salamanca 24horas

Se informó sobre las nueva Ley de Patentes así como de la utilización de las bases de datos de patentes como fuente de información

La Oficina de Transferencia de Resultados (OTRI) de la Universidad Pontificia de Salamanca junto con Fundación General y la OTRI de la Universidad de Salamanca, en el marco del Programa TCUE, han organizado esta mañana una charla informativa en la que la experta de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), Beatriz Tejedor Miralles, ha informado sobre la protección de resultados de investigación, cómo hacerlo y cómo utilizar las bases de datos de patentes como fuente de información. Durante su intervención, Tejedor ha explicado también las novedades de la Nueva Ley de Patentes que entró en vigor en abril de 2017, y cómo afecta al ámbito universitario.

La experta de la Unidad de Información Tecnológica de la OEPM, Beatriz Tejedor Miralles, ha explicado esta mañana 'Cómo evitar duplicar esfuerzos en la investigación utilizando la información de patentes', a partir del proceso de concesión "que sirve de protección de un objeto técnico o información tecnológica, utiliza los documentos de patentes desde el principio y están sujetas a un 'examen sustantivo' para su concesión".

En su intervención, Tejedor Miralles, ha detallado el procedimiento de solicitud y concesión de patentes, a partir de la nueva Ley de Patentes que entró en vigor en abril de 2017: "hay que tener en cuenta la nueva ley y para evitar duplicidades, se realiza un estudio completo del estado del arte, para evitar investigaciones redundantes, lo que ayuda a su financiación y contribuye a hacerla más atractiva para la industria".

La experta ha explicado dos tipos de patentes que los investigadores se pueden encontrar: las propias "que protege las innovaciones e investigaciones, permite mayor trazabilidad y llega más fácilmente a los mercados internacionales" y, las patentes ajenas "herramienta clave de transferencia técnica y fuente de información técnica y comercial". Tejedor Miralles ha destacado también el gran número de solicitudes que se realiza en todo el mundo "hay 474 solicitudes por hora, pero hay que tener en cuenta que tan solo el 10% de información está protegida, o bien porque las patentes están caducadas o porque las solicitudes se han rechazado. El objeto de la patente debe ser una solución técnica a un problema técnico", insistió.

Una patente debe cumplir con estos requisitos y por este orden: tiene que ser una novedad "el objeto de la patente no está comprendido en el estado de la técnica y en la información accesible al público no está publicada. Normalmente se publica en una revista científica y luego se solicita la patente, esto implicaría una falta de novedad y por tanto se rechazaría la solicitud". También debe contener una actividad inventiva "que el objeto de la patente en el estado de la técnica no resulte evidente" y ser de aplicación industrial "el objeto de la invención puede ser fabricado y se puede reproducir".

Con la entrada en vigor, desde abril de este año, la nueva Ley de Patentes "se equipara al ámbito internacional, y establece un marco legal que prima la actividad verdaderamente inventiva y novedosa, implantando un único procedimiento de concesión, que beneficia a la seguridad jurídica de los solicitantes y mejora la imagen de la Patente española". 

La nueva Ley presenta varias novedades: se equipara la figura del profesor universitario y del investigador como 'personal de investigación'. En el caso de que un profesor de una universidad desee solicitar la patente, debe hacerlo a la institución académica en un plazo de tres meses desde la conclusión de la invención y será la universidad quien informe al investigador de su intención de mantener sus derechos sobre la invención o no. Además, no podrá publicarse el resultado de una investigación susceptible de ser patentada antes de que transcurra dicho plazo o hasta que la entidad o el autor hayan presentado la solicitud de la patente.

Además, el 50% de las tasas se pagan con la solicitud y se obtendrá un 100% de bonificación en el caso de que la patente se pueda explotar. También el investigador puede ser titular de la patente si la institución académica cede su derecho, reservándose la universidad  una licencia no exclusiva, instransferible y gratuita de explotación o una participación de los beneficios que se obtengan de la explotación de las invenciones. El Consejo de Gobierno de la universidad determinará las modalidades y cuantía de la participación de supersonal investigador en los beneficios que se obtengan con la explotación de las invenciones y en su caso, de la participación de la Universidad en los beneficios obtenidos por el investigador con la explotación de las invenciones".

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad