Concentración en Villavieja de Yeltes contra la ampliación de la zona de extracción de la mina de uranio

Momento de la concentración de este sábado

Convocada por el propio Ayuntamiento, ha mostrado su frontal rechazo a la implantación de la empresa Berkeley en la llamada Zona 7 por la proximidad con el casco urbano del municipio. El alcalde, Jorge Rodríguez, teme las consecuencias a nivel de salud que puedan derivar a la población y ha estado arropado por sus homólogos de otras localidades

Villavieja de Yeltes ha vivido este sábado en el Camino del Valle de los Prados una concentración de protesta contra la ampliación de la zona de extracción de la mina de uranio de la empresa Berkeley Minera. Se ha tratado de una manifestación ciudadana encabezada por el alcalde de la localidad villaviejense, Jorge Rodríguez, quien ha contado con el apoyo de otros alcaldes de las localidades afectadas por el proyecto minero de la provincia de Salamanca.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Villavieja de Yeltes declaró empresa non grata a la empresa Berkeley Minera en el último pleno municipal con los votos a favor de cuatro concejales socialistas, dos populares y la única oposición de uno de los ediles del PP. El alcalde asegura a SALAMANCA24HORAS que tomarán todas las medidas que sean necesarias para esclarecer los hechos y evitar que el proyecto de la Zona 7 se desarrolle.

“Está extremadamente cerca del casco urbano de Villavieja de Yeltes y es un proyecto que no es inocuo. Es cierto que la legalidad tolera que haya un incremento en determinados valores de radiación, que haya un cierto nivel de contaminación de arsénico en el agua, incluso hay una determinada cantidad de vertidos que la legislación tolera. La realidad es que este en este entorno, nuestras aguas y nuestros pastos van a sufrir un deterioro ‘legal’, por decirlo así, según las expectativas que marca la ley. Nuestra posición es defender nuestros intereses, que consideramos legítimos”, ha valorado el socialista Jorge Rodríguez.

De hecho, respondiendo al argumentario de la propia compañía, el alcalde de Villavieja ha indicado a este diario que es consciente del impacto económico relativo que puede redundar en las arcas de los municipios colindantes a la mina, pero también es muy consciente de los inconvenientes, también en el plano económico. En concreto, asegura que la afluencia del balneario de Retortillo ha descendido en los últimos tiempos. “Ponemos en una balanza lo que nos traería Berkeley y el deterioro que puede haber en la zona y no queremos que se instale”, insiste.

En concreto, Jorge Rodríguez se refiere a la contaminación del agua y del aire y al estigma que caerá sobre los productos cultivados en la zona. “Yo me creo que habrá unos controles exhaustivos para que se cumplan todos los parámetros pero no cabe duda que todos los riesgos se incrementan”, ha lamentado el alcalde de Villavieja de Yeltes, redundando en la preocupación que invade el municipio tras las primeras pruebas efectuadas por la compañía en las inmediaciones de la localidad.