La Casa de las Conchas alberga la presentación de 'La hija del txakurra'

La Casa de las Conchas alberga la presentación de 'La hija del txakurra'

Se trata de un libro que alberga pasajes históricos de los crueles atentado de ETA con la ficción propia de quien lo quiere ver desde el punto de vista de una persona allegada a la víctima. En la presentación estarán el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Juan José Aliste, y un miembro de la misma Asociación, también víctima, Salvador Vicente

El escritor José Alfonso Romero P. Seguín ha presentado este miércoles en la biblioteca pública de la Casa de las Conchas de Salamanca su libro “La hija del txakurra”. Un compendio de catorce relatos en los que entrelaza atentados reales de ETA con historias ficticias cargadas de sensibilidad y cuyos protagonistas muestran las terribles heridas que en el alma humana dejó una violencia que, a ojos del autor, nunca justificó sesgar proyectos de vida, destrozar familias y dejar traumatizada a una sociedad que vivía en la dictadura del terror.

'La hija del txakurra', como comenta, no es un libro más sobre el conflicto de ETA porque "está despojado de cualquier intento de buscar culpables y en ningún caso habla desde el odio de quien sufrió en sus propias carnes la violencia y el miedo". El autor, simplemente, ha utilizado su experiencia y el contacto directo que tuvo con aquella sociedad que vivió la dictadura del terror para saldar una deuda con las víctimas, directas e indirectas. 

Para recordar, utilizando todo el abanico de sentimientos propios de la humanidad, que se ponía fin a la vida de un marido, un padre, un hijo, un vecino… O de un niño inocente que un día chutó un paquete bomba en una acera. Para ello se pone en la piel de la viuda de un guardia, la hija de un 'txakurra', un entrenador de fútbol infantil, el dueño de un bar, un repartidor, una emigrante, etc.

Para entender su motivación, el autor, explica que uno de los triunfos de la banda terrorista fue lograr despojar a los agentes, por ejemplo, de toda humanidad para hacer más digerible el asesinato de, al fin y al cabo, un ser humano. No obstante, también es crítico con el aparato del Estado que denominaba a los agentes con números, logrando la misma sensación, y va más allá. 

El exagente explica que les convertía en héroes, lo que también les alejaba de recibir la lógica compasión de la sociedad y, de hecho, rechaza rotundamente tal calificación. Frases como “algo habrá hecho” eran un continuo tras un atentado en aquellos tiempos de terror, según comenta, en los que la sociedad vasca también era una víctima que vivía con miedo a ser el próximo objetivo porque, como él mismo recuerda, los civiles también fueron objeto de las balas y los paquetes bomba y testigos presenciales de actos tan violentos que hacen mella en la vida de cualquier persona.

El libro es producto de más de 20 años de reflexión y de descarga emocional del autor, cuya vivencia también lo acabó apartando del cuerpo y que aún hoy arrastra las consecuencias de haber vivido entre miedo y dolor, según dice. 

Cuando llegó al País Vasco era un joven de 19 años y la literatura ha sido para él una vía de escape. De hecho, cuenta en su haber con novelas, cuentos, relatos y poesía de variada temática, pero 'La hija del txakurra' cobra especial importancia para él por aportar una óptica diferente a uno de los pasajes más terribles de la historia de España. 

Además, forma parte de la corriente de libros autoeditados mediante crowdfunding, y ha tenido gran acogida en los lugares donde ya se ha presentado. 

Comentarios