El Ayuntamiento establece las normas para el buen desarrollo del Carnaval del Toro

El Ayuntamiento establece las normas para el buen desarrollo del Carnaval del Toro

Mediante dos bandos emitidos este miércoles, el alcalde Juan Tomás Muñoz hace públicas las recomendaciones y obligaciones de mirobrigenses y visitantes durante los festejos que arrancan oficialmente este viernes

El alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, ha emitido este miércoles los bandos que regirán el buen funcionamiento de los festejos comprendidos en el Carnaval del Toro 2018, que apura sus celebraciones previas y que vivirá su ‘campanazo’ de arranque en la tarde de este viernes.

Según el documento informativo de Alcaldía, con motivo de la celebración de los encierros y desencierros entre los días 9 y 13 de febrero, quedará totalmente prohibido el aparcamiento de vehículos dentro del recorrido desde dos horas antes del comienzo de los actos. A ello se une la recomendación general de evitar en lo posible el uso de vehículos con el fin de prevenir y garantizar el normal desarrollo de todos los eventos.

Además, según el Reglamento de Espectáculos Taurinos queda totalmente prohibida la colocación de objetos o elementos que puedan causar incidentes en el desarrollo de los espectáculos taurinos populares. De igual manera, se deberán utilizar para resguardarse los lugares habilitados para ello y respetar los burladeros señalados para los servicios de plaza y autoridades gubernativas.

Asimismo, queda totalmente prohibido recortar los toros de los encierros y desencierros en todo el recorrido y, en particular, a la salida de los toriles para garantizar la integridad de los astados durante la carrera. Las personas que no respeten esta indicación podrán ser sancionadas por las autoridades pertinentes.

Por otro lado, está prohibida la participación de menos de 18 años en encierros, desencierros capeas y demás espectáculos taurinos populares, así como de personas que muestran síntomas de embriaguez, intoxicación por drogas, enajenación mental y aquellas otras que por su condición física o psíquica puedan correr un excesivo peligro, o bien que su comportamiento pueda provocar situaciones de riesgo.

Teniendo en cuenta, además, que algunas peñas o grupos de personas usan locales o edificios en alquiler que pudieran no reunir las suficientes condiciones de seguridad, el bando municipal advierte que cualquier daño a personas o bienes que puedan producirse por el uso de los mismos serán responsabilidad de los propietarios de dichos locales.

Comentarios
Lo más