El acusado de asestar tres puñaladas a un joven para robarle el móvil asegura que no quiso matarle

El acusado de asestar tres puñaladas a un joven para robarle el móvil asegura que no quiso matarle

El hombre, que se enfrenta auna pena de 11 años de cárcel por los delitos de intento de homicidio y de robo con violencia, ha manifestado que se arrepiente de lo ocurrido

La Audiencia Provincial ha acogido este martes el juicio contra un hombre de 27 años, L.C.H., acusado de apuñalar tres veces a un joven de 24 años, O.A.A., para robarle el móvil. El acusado ha reconocido los hechos aunque ha asegurado que “en ningún momento” por un móvil o dinero “se me pasa por la cabeza pincharle ni matarle” y ha declarado lamentar lo sucedido: “yo no estoy arrepentido, estoy lo siguiente”.

Tal y como ha explicado L.C.H., su intención era intimidar a la víctima con la navaja para robarle el móvil, con el fin de cambiarlo por droga para seguir consumiendo. De hecho, aunque ha reconocido lo sucedido, ha señalado no saber cómo se produjeron las puñaladas y ha referido que pudieron tener lugar durante el forcejeo. Según el relato del acusado, tras conseguir el móvil se marchó en el coche hacia Pizarrales.

Los hechos se remontan a la noche del 17 de agosto de 2016, a las 23.30 horas, cuando la víctima tras salir del bar en el que trabajaba, estaba esperando al autobús hacia Santa Marta de Tormes sentado en las escaleras de la 'Riojana'. Según ha declarado el camarero durante el juicio, se le acercó un hombre, le dijo algo que no entendió y le quitó el móvil de las manos. La víctima, que no vio la navaja, agarró al acusado para evitar que se marchara con el móvil, rompiéndole la camisa. En el forcejeo, tal y como ha señalado, sintió tres golpes y, al separarse, se percató de un objeto brillante en la mano del acusado y de la sangre en su camiseta que “chorreaba”. Entonces, el joven salió corriendo hacia el bar para pedir ayuda.

La víctima, a consecuencia de las puñaladas que se produjeron con un pequeño objeto punzante, pasó una noche en la UVI y un total de nueve ingresado en el hospital, ya que una de las puñaladas le afectaron al bazo. Según ha mantenido la Fiscalía, las puñaladas se produjeron en una “zona vital del cuerpo” por lo que la víctima tuvo “suerte”.

El Ministerio Fiscal ha mantenido su petición de pena de once años de cárcel, siete de ellos por homicidio en grado de tentativa y cuatro por robo con violencia, así como 3.500 euros de indemnización por lesiones y 3.800 por las secuelas.

En el juicio, los forenses han señalado que las pruebas de consumo habitual de drogas de abuso dieron negativo, lo que no supone que no consumiera de manera esporádica, algo que el acusado reconoció hacer desde los diez años de edad.

Por su parte, la defensa ha sostenido que en ningún momento hubo intención de lesionar a nadie, que hasta la propia víctima considera que la intención del acusado era “atracarle”. En este sentido, ha lamentado las lesiones y ha reconocido que el acusado merece una condena pero en base a un delito de robo con violencia e intimidación y uno de lesiones. Además, ha destacado que el acusado padece un trastorno de personalidad que merma su capacidad volutiva, por lo que “actúa como un animal”.

Según la defensa, lo único que quiere el acusado es una ayuda por personal cualificado para tratar sus problemas mentales, así como de consumo de drogas, algo que fue recalcado al final del juicio por el propio acusado. “En ningún momento quise matarle ni proporcionarle ningún pinchazo”, ha insistido L.C.H., quien ha manifestado que nunca le han dado la oportunidad de ser tratado por profesionales y ha pedido que se pongan los medios para valorar su caso. Tras sus palabras, el acusado se giró hacia su familia presente en el juicio y lanzó un guiño.

En la actualidad, se encuentra en prisión por otros delitos y, de hecho, ya en abril de 2016 quedó libre tras pasar más de siete años en ella. En el momento de cometer los hechos, contaba con trece condenas, aunque ahora ha sumado más. 

WhatsApp Image 2018 02 13 at 13.49.53


Comentarios