La Asociación Animalista Libera urgirá a la Junta de Castilla y León que aleje a los menores de la tauromaquia

Imagen del Bolsín de Ciudad Rodrigo
La Asociación Animalista Libera urgirá a la Junta de Castilla y León que aleje a los menores de la tauromaquia

La agrupación recuerda que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha instado a España a modificar sus legislaciones estatales y autonómicas para prohibir la participación de las personas de menos de 18 en las corridas, ya sea como espectadores, toreros o alumnos de escuelas

La Asociación Animalista Libera en Castilla y León urgirá a la Junta a alejar a los jóvenes menores de 18 años de todo lo relacionado con la tauromaquia.

Como recuerda la agrupación, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha instado a España a modificar sus legislaciones autonómicas a fin de prohibir la participación de los menores en las corridas de todos, ya sea como alumnos de escuelas de tauromaquia, toreros e incluso espectadores, ya que esto podría ser considerado como una “práctica violenta”, según Naciones Unidas, y crearía “efectos dañinos” para los niños.

Idénticas recomendaciones ya han sido emitidas a Francia, Perú, Colombia, México y Portugal, y en todas ellas se hace referencia expresa a la tauromaquia como hecho violento, por lo que la delegación española en el Comité de los Derechos del Niño fue preguntada sobre las medidas que tomará España para impedir la participación de menores en la tauromaquia, a lo que el Gobierno español respondió que se trata de actividad reglada que depende de la sensibilidad de las Comunidades Autónomas.

Por ello, la Asociación Animalista Libera en Castilla y León instará a la Junta a modificar su legislación al respecto y cumplir así con las recomendaciones de la ONU en la protección al menor y su alejamiento de la violencia como interés superior del niño, teniendo además presente “que en España la tauromaquia sigue siendo una insólita excepción a la deslegitimación de todo tipo de violencia”, como afirman.

Expertos de la delegación española como la abogada Anna Mulá alertan de que la violencia extrema a la que se somete a los menores participando y siendo espectadores de corridas de toros, supone una contradicción con los tratados internacionales firmados por España en su compromiso de protección a la infancia, y que el interés superior del niño a no ser expuesto a la violencia, prima sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir o entrar en conflicto.

Comentarios
Lo más