La asociación de diabéticos de Miróbriga contribuye a la recogida de firmas para la implantación de sistemas de medición continua de glucosa

La asociación de diabéticos de Miróbriga contribuye a la recogida de firmas para la implantación de sistemas de medición continua de glucosa

Junto a las asociaciones vallisoletana, abulense y burgalesa entregan este miércoles 70.000 firmas a la Consejería de Sanidad para mejorar la vida de las personas con diabetes en Castilla y León

Este 14 de febrero, las asociaciones Asociación Diabetes Valladolid (ADIVA), Asociación de diabéticos de Burgos (ASDIBUR), Asociación de diabéticos de Ávila y Asociación Mirobrigense de diabetes (AMD), registran en la Consejería de Sanidad de Castilla y León, 70.000 firmas recogidas en varias provincias de la comunidad para que, desde la administración autonómica, comiencen a estudiar la financiación y prescripción de los sistemas de medición continua de glucosa y sistemas flash de monitorización continua para los pacientes con diabetes de todo el territorio de Castilla y León, algo que ya se viene haciendo en otras Comunidades Autónomas desde hace algún tiempo.

Con la participación de las asociaciones de personas con diabetes de Ávila, Burgos, Ciudad Rodrigo y Valladolid se ha conseguido reunir estas 70.000 firmas, con el fin de conseguir que nuestra comunidad incorpore y financie, los medidores continuos o flash de glucosa, en la cartera de servicios sanitarios del Sacyl. “Que aún los castellano y leoneses no puedan contar con estos sistemas supone una gran discriminación con respecto al resto de los ciudadanos de otras comunidades del territorio español que, con la misma insuficiencia metabólica, ya pueden acceder a ellos”, aseguran desde estas asociaciones.

La prescripción y financiación de estos sistemas para las personas con diabetes supone una gran mejora de la calidad de vida y del control de su enfermedad. Un ejemplo de ello es la disminución de más de la mitad de los pinchazos en los dedos (más de 2.500 al año), poder saber en cada momento que estimen oportuno, qué valor glucémico tienen les permitirá actuar con rapidez y poder evitar daños serios para su salud e incluso, en algunos casos, evitar ingresos hospitalarios. Además, esta tecnología ayuda a facilitar más datos al médico especialista lo que le permitirá prescribir tratamientos más efectivos y llevar un mejor control de cada caso.

También en la parte económica supone un considerable ahorro a medio o largo plazo porque disminuye el número de ingresos hospitalarios por subidas o bajadas de glucosa y por tratamientos de las complicaciones crónicas asociadas a la diabetes, como así se desprende de algunos informes emitidos en diferentes países, en los que se financian ya estos sistemas. A corto plazo constituye también una disminución de gasto, que ya se financia, como son las tiras reactivas utilizadas en los controles diarios (de 6 a 10 normalmente) que las personas con diabetes tipo 1 deben hacerse con habitualidad.

Comentarios