El Círculo de Empresarios cree que la jubilación tiene que ir “hacia edades mucho más tardías"

El Círculo de Empresarios cree que la jubilación tiene que ir “hacia edades mucho más tardías"

En un encuentro celebrado bajo el nombre ‘Demografía y longevidad en España 2030’, el catedrático de Geografía Humana de la Complutense, Rafael Puyol, aseguró que la actual edad de jubilación carece de sentido

El Círculo de Empresarios celebró ayer un encuentro con expertos bajo el nombre ‘Demografía y longevidad en España 2030’. En este trataron el problema demográfico que atraviesa nuestro país y, además de hablar de la necesidad de desarrollar políticas de fomento de la natalidad y de la inmigración, se llegó a la conclusión de que la jubilación de los españoles tiene que ir “hacia edades mucho más tardías” que los 67 años.

Esta afirmación proviene del catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, Rafael Puyol, quien hablado de la reformulación del modelo laboral también aseguró que “la prejubilación en España no tiene ningún sentido”, así como tampoco la actual edad de jubilación, ya que la esperanza de vida de las personas continúa alargándose, por lo que la edad actual “se nos va a quedar muy corta”.

Y es que Puyol aseveró que en unos años se podrá seguir trabajando en condiciones óptimas una vez superados los 65 años. Y no sólo eso, sino que se antojará necesario puesto que el resto de Europa ya ha comenzado a hacerlo, y puso como ejemplo que la tasa de población activa de Suecia en la tercera edad es del 69% frente al 38% de España, una tasa a la que calificó de “ridícula”.

En esa misma línea se ha mostrado José Antonio Serra, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Gregorio Marañón, quien opinó que el concepto de vejez tiene que ser repensado, puesto que ahora se tienen 20 años más por delante cuando se alcanzan los 65 años, afirmó.

En este sentido, el catedrático de Geografía Humana Rafael Puyol aseguró que la tendencia de envejecimiento poblacional es incorregible ya que, en una década, aproximadamente uno de cada cuatro españoles tendrá más de 65 años, y el 33% de estos ancianos serán octogenarios, por lo que sería bueno comenzar a pensar una manera de capitalizar el talento de los mayores.

Otro de los problemas que se solventaría retrasando la edad de jubilación, según continuó Puyol, sería la falta de cotizantes por pensionista, un número que cada vez desciende a mayor rapidez y que en una década podría verse abocado a la mitad del actual.

Comentarios