IU preguntará al consejero de Sanidad por las "advertencias" a la concesionaria de la lavandería del Hospital

IU preguntará al consejero de Sanidad por las "advertencias" a la concesionaria de la lavandería del Hospital

Ha registrado en las Cortes de Castilla y León una serie de preguntas sobre dichas advertencias, la aplicación de protocolos de detección de ropa sanitaria en mal estado y las posibles sanciones realizadas a la concesionaria en el período que va del 1 de enero de 2016 hasta el pasado 13 de febrero

El secretario de Organización Provincial de Izquierda Unida Salamanca, Francisco Javier Herrero Polo, al conocer las declaraciones sobre las advertencias y los protocolos de actuación que señaló este miércoles el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en su visita a Salamanca declaró estar “profundamente interesado e inquieto por conocer dichos protocolos, el alcance de las advertencias, así como el grado de seriedad de las mismas y si el Sacyl o la Gerencia del Hospital Clínico Universitario de Salamanca han activado alguno de los mecanismos de sanción para la concesionaria que a bien tuvo recordarnos el Consejero que existen.”

Por todo ello, Izquierda Unida de Salamanca ha registrado en las Cortes de Castilla y León una serie de preguntas, a través del procurador de IU-Equo José Sarrión, sobre dichas advertencias, la aplicación de protocolos de detección de ropa sanitaria en mal estado y las posibles sanciones realizadas a la concesionaria en el período que va del 1 de enero de 2016 hasta el pasado 13 de febrero.

Además, Izquierda Unida ha solicitado informes técnicos sobre los sobrecostes, gasto en ropa sanitaria y la realización de una comparativa, en períodos de tiempo similares, entre el servicio gestionado directamente por trabajadoras del Sacyl y el dado por la concesionaria.

Para Izquierda Unida de Salamanca, en palabras de su responsable de Organización, “no es normal que se privatice un servicio que según las diferentes plantillas del hospital de Salamanca funcionaba correctamente sin un estudio económico, riguroso e independiente, que así lo demuestre, y mucho menos no realizar el obligado seguimiento y labor de fiscalización del trabajo entregado por la empresa concesionaria”. “A nuestro entender, la gran mayoría de problemas de lavandería responden a una falta de seguimiento, un sistema de pago que induce a la trampa, entregar ropa mojada, por ejemplo, pero sobre todo a que la gestión no sea directamente realizada por trabajadoras y trabajadores públicos”, señaló Herrero Polo.

Por todo ello, José Sarrión registrará también preguntas sobre los datos económicos de coste del servicio de lavandería hospitalaria, antes y después de la “externalización del servicio”, así como comparativas entre el gasto en ropa sanitaria estrenada en períodos de tiempo similares, con la gestión directa del servicio y “el sistema de privatización de facto del mismo que impera actualmente”.

Comentarios