Récord: Ocho millares de espectadores respaldan el Festival Internacional de Béjar

Récord: Ocho millares de espectadores respaldan el Festival Internacional de Béjar
La cita musical cumplió este pasado fin de semana su mayoría de edad con un cartel en el que la apuesta fue el Blues en estado puro y que contó con artistas como Zac Harmon, Saron Crenshaw o Larry McCray. Además, Lachy Doley, Laurence Jones, ‘King’ Solomon Hicks, The JB’ s James Brown Original Band, Delta Moon y Wax & Boogie desplegaron sus mejores armas en clave de puro blues sobre el escenario de la plaza de toros de El Castañar. La programación del encuentro bejarano ofreció otras propuestas complementarias como exposiciones, cursos, talleres, el XIV Curso Intensivo de Blues, o conciertos previos y paralelos en La Alquitara y las calles de Béjar

El Festival Internacional de Blues de Castilla y León, FIBB, clausuró su decimoctava edición el pasado sábado después de dos intensas jornadas con el blues en su estado más puro como protagonista en la localidad salmantina de Béjar. Sobre el escenario de la plaza de toros más antigua de España, la de El Castañar ‘La Ancianita’ pasaron grandes artistas que hicieron las delicias de los 8.000 espectadores que ha logrado congregar el Festival, su edición más multitudinaria.

En una firme apuesta por el Blues en su estado más puro, el Festival propuso al público para celebrar su mayoría de edad disfrutar de la revisión del blues de la vieja escuela en la que Zac Harmon aprendió los secretos de la guitarra de manos del mismísimo B.B. King. Miembro del Blues Hall of Fame de Nueva York, por su parte, Saron Crenshaw llegó a Béjar y realizó, como animal escénico que es, un despliegue de energía electrizante. Tomó el relevo uno de los pioneros del blues eléctrico, Larry McCray quien, tras colaborar con artistas de la talla de Albert Collins o James Cotton, fue catapultado a la fama mundial. Calificado por muchos críticos como salvaje, ofreció un concierto salpicado de acentos negros y mucho rock n’roll.

El australiano Lachy Doley, teclista de fama internacional, logró arrancar los sonidos más incendiarios de su Hammond, acompañado de su intensa y penetrante voz de blues. Nombrado mejor guitarrista en 2016 por los prestigiosos European Blues Awards, Laurence Jones ha dejado, a sus 24 años, de ser el niño prodigio del blues británico para convertirse en toda una estrella. Fuertemente influenciado por guitarristas como Jimi Hendrix o Rory Gallagher, su música desprendió sobre el escenario bejarano pasión y virtuosismo a partes iguales.

Los 8.000 espectadores pudieron ser testigos de joven estrella del firmamento actual del blues. El joven “King” Solomon Hicks desplegó todo su talento innato para el show, que conjugó con un repertorio donde tuvieron cabida tanto el feeling del blues como la sofisticación del jazz. Uno de los momentos cumbres de esta decimoctava edición llegó con el concierto de The JB’s James Brown Original Band. La banda original que acompañó a James Brown durante décadas se reunía en ‘La Ancianita’ bajo la dirección de Fred Wesley y Danny Ray y la impresionante voz de Martha High, para interpretar el repertorio del inolvidable padrino del Soul.

Finalmente, el blues del Mississippi aterrizó en la localidad salmantina de la mano de Delta Moon, una banda que apostó por los sonidos de la América más profunda, con especial atención al swamp rock y al rock sureño. Wax & Boogie, que en los últimos años se ha convertido en una de las mejores y más valoradas bandas del panorama nacional del blues, completó el cartel del Festival con una muestra del rhythm and blues y del boogie woogie, que, además, invitó al público a recorrer el blues del ‘south side’ desarrollado en Chicago hace 2017071505523069914ya algunos decenios.

Actividades paralelas

Pero, además, el XVIII Festival Internacional de Blues de Castilla y León propuso un amplio abanico de actividades complementarias que acercaron el espíritu del festival a todos los rincones de la localidad salmantina. Así, y además del consolidado Curso Intensivo de Blues, que cumplía catorce ediciones, tuvieron lugar conciertos previos, exposiciones, cursos, talleres y actuaciones paralelas que llenaron las calles y La Alquitara durante las mañanas del Festival.

Comentarios
Lo más