Terapia con perros en el Centro Residencial

Terapia con perros en el Centro Residencial
La Diputación de Ávila ha desarrollado con “resultados beneficiosos” un taller de terapia con perros en el Centro Residencial Infantas Elena y Cristina en el que se ha trabajado con una veintena de personas

El taller se ha sumado, durante el último curso, al programa de terapia con animales que llevaba a cabo el Área de Terapia Ocupacional del centro.

La experiencia, que se retomará en septiembre, se está llevando a cabo en las modalidades de hipoterapia, en las instalaciones de Naturávila y, como novedad, este año, se ha puesto en marcha con perros.

Para ello, se ha trabajado con grupos de unas cuatro personas y también de forma individual, en función de los casos de los usuarios. En cuanto al programa de hipoterapia, se ha desarrollado con dos grupos de una docena de personas, que han realizado esta actividad con los especialistas del centro hípico.

Con estas actividades, en las que se ha trabajado con personal especializado, se ha querido favorecer la autonomía personal de los usuarios, así como su mejora bio-psico-social, al resultar las terapias asistidas con animales un poderoso estímulo para los usuarios.

Estimulación cognitiva

Ello es así porque el animal actúa como catalizador social y se presenta como una forma efectiva de estimulación cognitiva, además de potenciar la salud emocional y funcional de la persona, al promover relaciones y sentimientos positivos.

Los objetivos de este tipo de intervención pasan por mejorar la calidad de vida de los usuarios del centro, mantener y estimular las funciones cognitivas superiores y el estado funcional, fomentar la autonomía y la autoestima, ofrecer un entorno de apoyo, tanto físico como psíquico y disminuir la ansiedad y confusión, además de ayudar al usuario a orientarse y adaptarse a la realidad de su entorno, entre otros.

De una forma más específica, a través de la terapia asistida con animales, además, se interviene en aspectos físicos, como el esquema corporal o el equilibro; la estimulación cognitiva (memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, fomento de la actividad psicomotriz) y el área emocional y relacional, con el fin de disminuir los estados de ansiedad, fomentar la expresión de emociones, trabajar estados de relajación, estimular las expresiones positivas y fomentar las relaciones personales.

Comentarios