Leal sale a hombros y Alejandro Marcos hace el toreo y corta una oreja junto a Adame

Leal sale a hombros y Alejandro Marcos hace el toreo y corta una oreja junto a Adame
Plaza de toros de El Castañar, 'La Ancianita', con gran ambiente en los tendidos. Astados de Orive para el mexicano Joselito Adame, oreja y ovación; el francés Juan Leal, dos orejas y silencio; y el salmantino Alejandro Marcos, palmas y oreja

Este viernes Béjar acoge una cita con la historia en la plaza más antigua del mundo, 'La Ancianita' de Béjar. Tres toreros de tres nacionalidades distintas: Joselito Adame, de México; Juan Leal, de Francia; y Alejandro Marcos, de España. Gran ambiente en los tendidos para una cita con el toreo, variedad y tres conceptos ante toros de Orive. 

Salió el primer toro y no pudo torear con la capa el mexicano y tras brindar al público facturó una faena en la que midió mucho los tiempos. Lo mejor llegó relajado con la mano derecha y el pulso del mayor de los Adame. Espadazo muy eficaz y oreja.

Leal tampoco pudo estirarse con el capote. De rodillas y en el mismo centro inició la faena de muleta. El francés puso toda la carne en el asador y terminó su faena en los pitones del de Oribe, entregado. Una faena intermitente pero que llegó a los tendidos de La Ancianita. Estoconazo y dos orejas.

Se gustó el salmantino Alejandro Marco con el capote intercalando verónicas y delantales. Se cayó el toro tras encontrarse con el caballo y se mostró visiblemente dañado de los cuartos traseros. Poco pudo hacer con 'Fontanero', que aguantó dos tandas por la derecha y perdió las manos en repetidas ocasiones, no faltó disposición pero falló Marcos con los aceros en repetidas ocasiones y escuchó un aviso.

El cuarto toro fue complicado para Adame por sus bruscas embestidas y por pasar desentendido y sin prestar atención a la muleta del mexicano. Insistió y conseguió dar alguna tanda pero sin profundizar por lo poco que llevaba dentro el de Orive. Estocada efectiva y ovación en el tercio.

De nuevo desapacible el quinto que perdió las manos y se cayó antes de entrar al caballo. Se enfadó el público y pidió que lo cambiasen. Con la muleta el francés probó de uno en uno, perdiendo pasos, sin obligar nada a un toro sin fondo. Con la izquierda menos, sin recorrido. Nada pudo hacer el francés. 

El toreo y el momento álgido de la tarde llegó en el sexto toro. Se animó Marcos con el Capote y se animó la tarde, aroma a la verónica, en los remates y en el quite por tafalleras. Se gustó también Fernando Sánchez en banderillas. Inicio la faena con la mano en las tablas y relajado lo fue sacando del tercio. Profundidad, enjundia y gusto en la muleta de Marcos, que disfrutó de un buen ejemplar de Orive al que entendió a la perfección. La espada no le dejó redondear y tras pinchar cortó una oreja.

 

Comentarios
Lo más