Silvestre Sánchez Sierra: “Si se proclama la Independencia, dejaría Barcelona”

Silvestre Sánchez Sierra: “Si se proclama la Independencia, dejaría Barcelona”
Silvestre Sánchez Sierra posee prestigiosos restaurantes en la ciudad condal como ‘La Barca del Salamanca’, ‘La Fonda del Port Olimpic’ o ‘Salamanca’

El conocido empresario salmantino, Silvestre Sánchez Sierra, está viviendo con mucha preocupación, pena, tristeza y rabia la situación que se está viviendo en Cataluña. “Somos contrarios a la situación y a todo lo que están haciendo, me produce mucho dolor, tengo allí negocios fruto de la lucha y el sacrificio de hacer las cosas con máxima ilusión”, explica Silvestre.

Muchos se preguntan cuál es la solución real a este conflicto, y lo mismo le ocurre al ilustre empresario, que no encuentra solución alguna, “jamás pensé que esto llegaría a donde ha llegado, siempre confiábamos en salir adelante, pero la situación política la estoy viendo cada día peor”, confiesa. Silvestre, a pesar de todo lo que se está viviendo, sigue queriendo a Barcelona como la gran ciudad que le dio la oportunidad de crecer, pero augura que estas próximas semanas serán muy duras al igual que lo han estado siendo hasta ahora.

“Me quita el sueño que haya un millón y medio de catalanes que quieren la independencia”

“Esta gente tiene metido en la cabeza el seguir adelante, Puigdemont no pude seguir siendo el presidente, al igual que Forcadell o Junqueras, ¿qué va a ser de nosotros?” Son las palabras del empresario, que preocupado, ve como el gobierno de Cataluña desafía al gobierno central. Sánchez Sierra destaca su experiencia de vida, que le hace pensar que la única solución es la unión de todos, el sentimiento de pertenecer a un mismo país y sentirse partícipes también de Europa.

Sobre los políticos independentistas, explica que tratan de desunir, y lo han conseguido con más de millón y medio de seguidores, “esto me quita el sueño, hay muchos catalanes que quieren la independencia y esto va a provocar grandes problemas”. Añade que cualquier economista o matemático sabe que Cataluña debe mucho dinero y por eso “una salida de España y de Europa  no sería rentable”.  

Los hijos del salmantino ya se están quejando por una importante bajada de clientes desde agosto que han notado en los restaurantes del Grupo Silvestre como ‘El Salamanca’ o ‘La Barca del Salamanca’.

Un empresario de éxito preocupado por sus negocios

Silvestre Sánchez Sierra tiene unos negocios de éxito en la ciudad condal, prestigiosos restaurantes con una relación social a todos los niveles muy buena. Hasta ahora, no ha encontrado problemas, pero reconoce que llevan un mes preocupados, “tenemos una clientela muy importante nacional, pero también internacional”.

A Sánchez Sierra le inquieta que las agencias estén desaconsejando Barcelona como destino turístico, “tenemos 500 empleados dependiendo de la clientela, estamos preocupados pero también sentimos una profunda rabia por no poder hacer nada”.

“Con esta situación se te quitan las ganas de invertir”

El empresario afirma categóricamente que la economía se está resintiendo y ejemplifica con amigos suyos que ya están buscando soluciones, “están desazonados y pensando en suspender todo hasta ver qué pasa”. Silvestre también mira atrás con nostalgia, “llevamos más de cuarenta años en Barcelona, hemos estado a gusto y yo personalmente estoy muy agradecido a todo lo que me ha dado vivir aquí, pero a pesar de que somos espíritus inquietos, hoy por hoy se te quitan las ganas de invertir”.

Silvestre pasará el uno de ocubre en Barcelona, aunque reconoce que si se complica mucho la situación, cerrarán sus negocios hasta que todo se aclare. “No tienen intención de obedecer a la ley, ni siquiera Trapero se presentó para colaborar con la Guardia Civil” comenta, y tampoco descarta que haya problemas en los propios negocios, “te lo pueden destrozar”.

“Si finalmente se proclamara la República Catalana, sería el final de la ilusión de una vida”

Si se proclamara la República Catalana, Silvestre reconoce que su sueño sería trasladar a Salamanca sus negocios, “me encantaría venirme a la vera de la gente que me vio nacer y crecer, siempre llevo a Salamanca en el corazón”. El empresario confiesa que si Cataluña se independizara sería un palo para él, “sería el final de la ilusión de una vida, de saber que hasta aquí he llegado y que es el momento de irme”. Silvestre tiene claro que él no seguiría en Barcelona y dejaría todo definitivamente al mando de sus hijos, ya que a pesar de que no le guste, “no pueden cerrarse de golpe tantos negocios de los que dependen cientos de personas”. Además, reconoce que intentaría hacer lo que ya están haciendo otros empresarios, “sacaría mi capital de Cataluña”, concluye.

Comentarios
Lo más