La Junta firma el convenio Rehabitare 2017 para la provincia de Valladolid

La Junta firma el convenio Rehabitare 2017 para la provincia de Valladolid
Este programa consiste en rehabilitar viviendas propiedad de los ayuntamientos que se encuentran en desuso y ofrecerlas en régimen de alquiler social a personas con dificultades de acceso a la vivienda por razones económicas. Las viviendas se ubican por lo general en los cascos urbanos, lo que permite contar con todo tipo de servicios, optimizando así las infraestructuras existentes, evitando

El programa Rehabitare 2017 cuenta con otras cuatro viviendas en la provincia de Valladolid, situadas en Alcazarén, Pedrosa del Rey, Trigueros del Valle y Valdestillas, tras la firma del convenio esta mañana entre el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y los alcaldes de estas localidades. Así, son ya nueve las viviendas incorporadas al programa en la provincia de Valladolid, desde su inicio en 2016, con una inversión en la provincia de 435.168 euros. El consejero ha visitado también la vivienda rehabilitada con este programa en Villalón de Campos, una de las cinco viviendas recuperadas por la Junta el año pasado en la provincia, y ha destacado la contribución de Rehabitare a la dinamización del medio rural.

El programa Rehabitare, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, consiste en rehabilitar viviendas propiedad de los ayuntamientos que se encuentran en desuso y ofrecerlas en régimen de alquiler social a personas con dificultades de acceso a la vivienda por razones económicas. Las viviendas se ubican por lo general en los cascos urbanos, lo que permite contar con todo tipo de servicios, optimizando así las infraestructuras existentes, evitando el deterioro del patrimonio municipal y mejorando la estética urbana.

Una vez rehabilitadas, las viviendas se incorporan al parque público de vivienda de Castilla y León para ofrecerlas en régimen de alquiler social. Son los ayuntamientos los que determinan el precio del alquiler, que no puede exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar, así como las personas que ocuparán las viviendas en función de las necesidades de cada municipio, teniendo preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León. 

El convenio que se ha firmado esta mañana permitirá a la Junta de Castilla y León acondicionar cuatro viviendas en el entorno rural de la provincia de Valladolid, en las localidades de Alcazarén, Pedrosa del Rey, Trigueros del Valle y Valdestillas. El presupuesto total de las rehabilitaciones es de 194.280 euros.

Estas cuatro viviendas se suman a las cinco que se rehabilitaron en la provincia de Valladolid el año pasado, en Matapozuelos, Valbuena de Duero, Alaejos, Villalón de Campos y Campaspero, para lo cual se invirtieron 240.888 euros. En total, sumando 2016 y 2017, la Consejería destina 435.168 euros a este programa en la provincia de Valladolid.

El consejero ha visitado esta mañana la vivienda rehabilitada con el programa Rehabitare en Villalón de Campos, cuyas obras han supuesto una inversión de 39.688 euros, para cambiar las carpinterías, renovar las instalaciones de electricidad, fontanería y calefacción, mejorar el aislamiento de las fachadas, subsanar humedades en la cubierta, así como obras interiores de cambio de solados, reposición de cerámicas y pintado. 

Suárez-Quiñones ha defendido la continuidad del programa Rehabitare por su cuádruple efecto: soluciona problemas de acceso a la vivienda de las personas y familias más necesitadas; contribuye a la dinamización económica del medio rural, dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local; embellece el patrimonio inmobiliario de los pueblos e incide, de forma relevante, en la fijación de población en el medio rural, “al que hay que dar actividad económica, servicios y confortabilidad”, sostiene el consejero. 

El consejero destacó la consolidación del Programa que, iniciado en el 2009 en Palencia, tras haber sido suspendido por razones presupuestarias en 2010, se reinstauró el año pasado y permite incorporar entre 2016 y 2017 un total de 103 viviendas al Parque Público de Alquiler Social en -59 viviendas en 2016 y 40 viviendas en 2017, a las que se añaden las 4 viviendas cedidas por el Obispado de León-. La inversión global acumulada en los dos años ascenderá aproximadamente a 4.275.000 euros.

Parque público de vivienda 

Rehabitare se inscribe en el Programa de Vivienda Social en Castilla y León, cuyas líneas maestras son fruto del Diálogo Social, que contempla el fomento del alquiler, las ayudas al alquiler para las familias y personas más necesitadas y del parque público de vivienda en alquiler como objetivos prioritarios. 

En cuanto a las ayudas al alquiler, la convocatoria llegó en 2016 a 8.262 beneficiarios, con 10,1 millones de euros, lo que permitió ayudar a la totalidad de los solicitantes que cumplieron y justificaron los requisitos de la convocatoria. La de este año ha consignado un presupuesto de 14,7 millones de euros, habiéndose registrado 18.305 solicitudes, un 8 % más que en el año precedente.

Y en cuanto al parque público de vivienda en alquiler, la Junta de Castilla y León dispone de más de 1.700 viviendas de distintas procedencias: las propias de la Administración autonómica reservadas para colectivos en riesgo de exclusión social; otras cedidas por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB); las incorporadas a un nuevo programa de casas parroquiales puesto en marcha este año, las incluidas en este Programa Rehabitare y las viviendas de protección pública propiedad de la empresa pública Somacyl que actualmente se ofrecen en régimen de alquiler con opción a compra.

Comentarios