El rector considera que el modelo universitario “está agotado” e insta a una “profunda reforma”

El rector considera que el modelo universitario “está agotado” e insta a una “profunda reforma”
Considera que el VIII Centenario es una oportunidad única para poder llevar a cabo reformas en la autonomía, financiación, profesorado y titulaciones de las universidades. Reclama a la sociedad una defensa de la universidad “moderna, ágil, robusta y abierta al mundo”. Pide asimismo una reflexión sobre el problema de Cataluña para contribuir a la búsqueda de soluciones aunque una vez instaurado el orden constitucional ante el incumplimiento de las leyes, para lo que mostró su apoyo al Gobierno

El rector, Daniel Hernández Ruipérez, hizo referencia en la apertura del curso académico a “los grandes cambios que necesita el modelo de universidad de nuestro país” para lo que, aseguró, el año que se inicia, el del VIII Centenario, es idóneo. En este sentido, destacó que “no hay nada peor que las verdades a medias” que suponen hechos como el que la universidad española no tenga universidades entre las primeras del mundo en rankings o que no cumplan bien sus funciones.

Contextualizó esto con una financiación muy inferior a la de cualquiera de los países del entorno español y que está “maniatada por normas rígidas pensadas para la administración, pero no para instituciones que deben ser ágiles y competitivas”, así como con la buena salud del conjunto de universidades, que aunque no cuenten con ninguna que destaque mundialmente, cuenta con hasta veinte universidades entre las primeras 500 del mundo, solo superada en este número por Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Canadá y Australia. Más allá, las probabilidades que tiene un joven español de cursar estudios superiores solo es superada porcentualmente por los británicos.

Reforma

Después de la defensa, a pesar de todo, del sistema universitario, sí quiso destacar que, a su juicio, se encuentra “agotado y necesita una profunda reforma”. Se refirió, entonces, de nuevo, a unas “importantes modificaciones legislativas” para abordar, al menos, varias cuestiones que enumeró.

Entre estas se encuentran una mayor autonomía de las universidades, cambios en los sistemas de gobernanza de las universidades que “permita a sus gestores la toma de decisiones difíciles y a la sociedad el control de los resultados y la exigencia de responsabilidades”, el diseño de un sistema de financiación estable y suficiente basado en objetivos, el establecimiento de figuras de profesorado más flexibles y un sistema de titulaciones más ágiles que tengan en cuenta la demanda de la sociedad, las necesidades del mercado y la previsión del futuro.

“Ha llegado el momento de decidir y actuar”, aseveró e instó a aprovechar la visibilidad de la universidad con el VIII Centenario para “que la sociedad española sea consciente de que su futuro depende decisivamente de disponer de una universidad moderna, ágil, robusta y abierta al mundo, y que exija a nuestros gobernantes las medidas de todo tipo que lo hagan posible y a los universitarios el compromiso y la altura de miras para desarrollarlas”.

El problema de Cataluña

Reflexionó también en su discurso el rector de “quienes quieren separar a Cataluña del resto de España”. Expresó, en este sentido, su condena a estos comportamientos y el apoyo al Gobierno para mantener la legalidad. “Callar en este momento, inaugurar el curso de las universidades españolas como si España no tuviera la crisis institucional más importante desde el 23 de febrero de 1981, sería mantener un silencio indigno”.

Además, destacó la importancia de la reflexión de este “problema político”, siempre instaurado el orden constitucional. Lo consideró como un deber como universitarios hacerlo para “contribuir a la búsqueda de soluciones y al restablecimiento de un clima de colaboración y entendimiento, como deberíamos haber hechos desde la universidad española y no hemos hecho la medida necesaria”. Aprovechó también para condenar los “horribles atentados” de Barcelona y Cambrils.

VIII Centenario

Comenzó su discurso con la referencia al curso octingentésimo y la labor realizada en estos 800 años. “Pocos países pueden decir que llevan ochocientos años creando y transmitiendo cultura y conocimiento” y destacó a la USAL como un “poderoso instrumento para la presencia internacional de España” gracias, entre otras cosas, a su determinante papel en el concilio de Trento, la primera gramática de la lengua castellana, el derecho de gentes o la fundamentación de la economía, entre otros muchos hitos universitarios.

En la actualidad, además, destacó, asimismo, la investigación con el parque científico o la enseñanza del español con el primer sistema de SIELE, al que este año se unirán los actos de celebración con exposiciones, el estreno mundial de una obra de Arvo Pärt o grandes congresos y reuniones como el encuentro de rectores de Universia.

Comentarios
Lo más