Una regulación específica para la escuela rural, principal conclusión del encuentro celebrado en San Miguel de Valero

Una regulación específica para la escuela rural, principal conclusión del encuentro celebrado en San Miguel de Valero
Reactivar Ampas de la escuela rural, favorecer la comunicación entre ampas a través de la Federación, implicación en el desarrollo de proyectos dentro y al lado de nuestra escuela,  denunciar públicamente las irregularidades y abusos de la administración, denunciar políticas de hechos consumados como la desaparición o previsión de integración en otros CRAS para el próximo curso y trabajar en la organización de encuentros para la defensa de la escuela rural, algunas de las recetas propuestas 

“Debemos concienciar a la sociedad de la necesidad del mundo rural y de su escuela para la pervivencia de la vida, de nuestras costumbres y valores tal y como hoy los entendemos”. Es la principal conclusión del encuentro sobre Escuela Rural celebrado el pasado mes en Valero.

Los participantes exigen establecer una normativa educativa específica para la escuela rural que atienda a sus particularidades; adoptar criterios de creación de plazas fijas para maestros rurales y becas para que nuestros alumnos permanezcan en el medio rural con el objetivo de promover y apoyar proyectos educativos cuya duración sea de tres o cuatro años por profesionales con continuidad, promover la implicación de las familias y crear en la facultades de educación ramas de formación específica para el maestro de la escuela rural. 

Además, entienden que es necesario tomar decisiones “en nuestro contexto de familias conscientes y luchadoras, tales como reactivar ampas de la escuela rural, favorecer la comunicación entre ampas a través de la Federación, implicarnos en el desarrollo de proyectos dentro y al lado de nuestra escuela, denunciar públicamente las irregularidades y abusos de la administración, denunciar políticas de hechos consumados como la desaparición o previsión de integración en otros CRAS para el próximo curso y trabajar en la organización de encuentros para la defensa de la escuela rural”. 

Entienden necesario los participantes un cambio de conciencia respecto al valor de este contexto educativo al tiempo que ponen de manifiesto que el mundo rural constituye el 57 % de la población de Salamanca que vive fuera de la capital, conformando un alto porcentaje de su identidad. La escuela forma parte de ello, siendo a veces, añaden, el auténtico motor de desarrollo y conservación de la esencia de nuestra provincia. 

 

Comentarios