Cecilio, José Luis, Leandro, Juan José, Manuel y Pedro, el honor de ser este domingo los Hombres de Musgo en Béjar

Cecilio, José Luis, Leandro, Juan José, Manuel y Pedro, el honor de ser este domingo los Hombres de Musgo en Béjar
Estos seis vecinos de la localidad, que soportan sobre sus hombros 80 kilos de musgo, han sido este año los protagonistas de esta fiesta de interés turístico regional y nacional

Sus nombres han pasado este domingo a la historia de Béjar. Se llaman Cecilio Sánchez, José Luis Revilla, Leandro González, Juan José Vicente, Manuel Martín y Pedro Martín. Después de varios años inscritos en una lista de espera que casi no conoce el final, estos vecinos de Béjar han compartido el inmenso honor de protagonizar este 18 de junio una edición más del acto central de la festividad del Corpus Christi en Béjar, la popular procesión de los Hombres de Musgo.

La fiesta, de Interés Turístico Regional desde 1998 y Nacional desde mayo de 2010 vuelve a recrear la liberación de la ciudad textil y obliga este año a extremar las precauciones a los moradores de estos peculiares trajes ante la previsión de altas temperaturas. Más que nunca, han tenido que hidratarse convenientemente para poder disfrutar de una experiencia que se inicia con el proceso de caracterización a primera hora de la mañana y se prolonga hasta más allá de mediodía.

Cronología

A las 9:00 horas se abrieron las puertas del Centro de Cultura San Francisco para poder ver vestir a los seis Hombres de Musgo y realizar fotografías. Para la realización de la vestimenta fueron necesarios 80 kilos de musgo.

A las 10:30 horas se inició la Santa Misa en la Iglesia de Santa María la Mayor con la presencia de autoridades. Ya en la Plaza Mayor el abanderado, el concejal Raúl Hernández y los seis Hombres de Musgo, junto con la comitiva avanzaron hacia el templo.Finalizada la misa comienza la procesión y la salida de las hermandades y cofradías.

A lo largo del recorrido se observan diferentes altares que han realizado  cofradías y hermandades con los adornos florales tradicionales y la alfombra de sal. Una vez llegados al altar de la Iglesia de El Salvador se rindió bandera junto con los Hombres de Musgo.

Origen de la tradición

A mediados del siglo XII, en tiempos del reinado de Alfonso VII de Castilla, Béjar vuelve a manos cristianas después de cinco siglos musulmanes.

Cuenta la leyenda que la noche previa al 17 de junio, festividad de Santa Marina,  las tropas cristianas cubrieron sus ropas y sus armas con musgo y, aprovechando la oscuridad de la noche, se acercaron a las murallas que defendían la ciudad, apostándose junto a sus puertas y esperando hasta el amanecer. 

Con la primera luz del día los centinelas musulmanes, que no habían visto a los cristianos debido a su disfraz, abrieron una puerta de la muralla, circunstancia que aprovecharon éstos para entrar en la ciudad y conquistarla.

De aquellos hechos quedó en el recuerdo la conocida desde entonces con el nombre de “puerta de la traición”, se construyó la ermita de Santa Marina y el pueblo revivió la gesta de los hombres de musgo año tras año en una tradición que, en el siglo XIV, se fundió con la fiesta del Corpus Christi (instituida por el Papa Urbano IV en el año 1263)  llegando hasta nuestros días. 

 

Comentarios
Lo más