La falta de aire acondicionado, mucho más que un problema

La falta de aire acondicionado, mucho más que un problema
Los sindicatos recuerdan que un Real Decreto fija las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, entre los que se encuentra la temperatura. El problema del calor en el Complejo Asistencial salmantino es algo sin solución desde hace varios años

La ola de calor que ha azotado a España ha vuelto a poner de relieve los problemas de ventilación del hospital. Esta pasada semana salían a la luz quejas de pacientes que se quejaban de altas temperaturas en ambos hospitales. En el Virgen de la Vega, por ejemplo, hicieron constar a través de reclamaciones que el aire acondicionado no funcionaba y que, según técnicos consultados por los propios usuarios, “está estropeado desde hace tiempo”.

En este, en concreto, el aire acondicionado funciona hasta la segunda planta por lo que las más altas están “muriéndose de calor”, como explicaba una persona que se quejó. La Dirección del hospital comentó, frente a ello, que apenas habían recibido dos reclamaciones y que el aire acondicionado funcionaba, aunque no con mucha fuerza debido a su antigüedad.

Sin embargo, los propios trabajadores también alzaron la voz esta pasada semana, principalmente por las excusas desde la Gerencia de que el edificio es viejo y hay que esperar al nuevo hospital para arreglar la situación. De hecho, temen que el verano sea duro en cuanto a calor y los meses de julio o agosto la estancia sea insoportable y pueda afectar a la salud de las personas ingresadas.

Tanto es así que desde los sindicatos recuerdan que existe un Real Decreto por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo que se está incumpliendo por lo que el problema deja de ser una cuestión de lógica para convertirse en algo ilegal.

De esta manera, en el artículo 7 del RD 486/1997 se recoge que “la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deberá suponer un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores” que, en este caso, se multiplica al también hablar de pacientes.

De hecho, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo se dice que “la ventilación en los hospitales tiene que cubrir las necesidades clínicas y proporcionar las condiciones higiénicas adecuadas con el fin de proteger a los pacientes y profesionales. Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, la ventilación de los lugares de trabajo es una medida de protección colectiva que permite eliminar o reducir el contenido de agentes contaminantes que puedan estar presentes en el ambiente”.

Temperatura máxima

El anexo III del Real Decreto fija las condiciones ambientales de los lugares de trabajo que, además de seguridad, se habla de que “en la medida de lo posible”, estas no deben constituir una fuente de incomodidad o molestia. De esta manera, en locales cerrados de trabajo la temperatura debe ser de 27 grados como máximo donde se realicen trabajos sedentarios, mientras que baja a 25 grados en el caso de trabajos ligeros.

La misma norma también recoge las corrientes de aire que se pueden permitir, siendo estas de 0,25 m/s en trabajos con ambientes no calurosos; 0,50 para trabajos sedentarios en ambientes calurosos; y 0,75 en trabajos no sedentarios en ambientes calurosos, aunque estas cifras no se utilizan para evitar el estrés en exposiciones intensas al calor o a las corrientes de aire acondicionado. En este último caso, no podrá superar los 0,35 m/s.

Además, en el anexo II también se dice que, en el caso de utilizar una instalación de ventilación, esta deberá mantenerse en buen estado de funcionamiento y un sistema de control deberá indicar toda avería siempre que sea necesario para la salud de los trabajadores.

En cualquier caso, los sindicatos presentes en el hospital se quejan de temperaturas muy superiores a lo marcado por esta norma y, además, afirman que no están solo provocadas por esta ola de calor, sino que es algo que lleva ocurriendo en los últimos años, durante los cálidos veranos salmantinos en una gran cantidad de plantas de ambos hospitales, ya que hay otras que sí cuentan con el aire acondicionado acorde a la normativa y seguridad de pacientes y trabajadores.

Comentarios
Lo más