María Isabel Sánchez Bernal: “Las escuelas son un símbolo de nuestro pueblo”

María Isabel Sánchez Bernal: “Las escuelas son un símbolo de nuestro pueblo”
La alcaldesa de Calzada de Don Diego cuenta los minutos para iniciar un programa festivo que arranca esta noche y en el que no faltan detalles que lo hacen único como la rehabilitación de las viejas escuelas, el homenaje a su alguacil o la donación de 300 libros de manos de un hijo del pueblo
 

Cuando Eugenio García Zarza pisaba las clases en las que su padre impartía magisterio en Calzada de Don Diego ni siquiera soñaba con volver un día allí para volver a ver en pie las viejas aulas, durante años consumidas por el paso del tiempo y la falta de alumnos, reconvertidas en Centro Cultural. Eso sucederá en apenas unas horas y es uno de los actos marcados en el programa festivo de la localidad. Vecinos y visitantes honrarán a San Juan y recibirán una donación de libros de mano del hijo de aquel querido maestro, convertido hoy en catedrático de Universidad. Será justo antes de homenajear a quien durante cuatro décadas ha mantenido el pueblo en perfecto estado de revista.

¿Con ganas de que empiecen las fiestas?

Por supuesto que sí.

Imagino que, sobre todo, porque para un alcalde supone un descanso, el final de un largo trabajo…

Tampoco es el final del todo porque, aunque parece que tienes todo controlado y bien atado, a última hora siempre surgen problemas. Tenemos el ánimo de cumplir con lo previsto para los vecinos y a veces se complican las cosas pero estamos deseando empezar la fiesta y pasar unos días muy agradables. 

¿Con qué actividad del programa festivo se queda la alcaldesa? 

En primer lugar con la devoción al Santo, que es la fiesta mayor del pueblo e incluye la misa, que celebramos con mucho fervor, y la procesión acompañada por un grupo de música tradicional.

También me gusta mucho la comida popular, que este año aprovecharemos para homenajear a nuestro alguacil, que se jubila después de 39 años de trabajo. Es una ocasión para que todo el pueblo le dé las gracias por su trabajo.

Un día un tanto agridulce entonces…

No, en absoluto. Ahora se jubila y júbilo significa triunfo. Estamos muy orgullosos de haber estado junto a él durante tanto tiempo. 

Y en plenas fiestas van a aumentar los fondos bibliográficos del pueblo…

Así es. Gracias a la donación de la biblioteca de un hijo del pueblo, Eugenio García Zarza, que entrega 300 libros. Sus lazos con Calzada son grandes. No obstante su padre fue maestro aquí y siempre fue una persona muy querida. Toda la familia ha seguido muy vinculada al pueblo. Eugenio, que fue pregonero hace cinco años, es uno más del pueblo y una persona reconocida por su trayectoria profesional y su valía. Para nosotros es un honor y una satisfacción que haya creado un espacio de lectura dónde tener libros importantes escritos por la familia puesto que la donación también incluye algunos de su hija, la periodista Isabel García Zarza.

¿No debe ser sencillo compensar el programa para poder satisfacer a todo el mundo, verdad? 

No es fácil, es cierto. Sobre todo porque tenemos una limitación fundamental, no de ilusión pero si de presupuesto. Tenemos que intentar abarcar todas las edades, y dado que la partida es la que es, a veces resulta complicado encontrar lo que nos gusta. 

Y este año las fiestas estarán marcadas por las altas temperaturas

Cierto. Influye mucho el calor. Condiciona bastante a la hora de elaborar el programa porque atiza fuertemente y provoca que las actividades de calle no se realizan como tú quisieras pues hasta las 8 o las 9 es complicado salir a la calle. También toca lidiar con eso.

Otro de los atractivos del programa festivo es la puesta de largo de las viejas escuelas

Pues sí. Después de varios años intentándolo se han rehabilitado gracias a los planes provinciales de la Diputación y una aportación de fondos propios. Por eso, incluimos en el programa festivo una jornada de puertas abiertas para mostrar los trabajos realizados y la rehabilitación del edificio que se convierte a partir de ahora en un Centro Cultural. 

Las aulas donde el padre de García Zarza daba clases, reconvertidas para la cultura…

Efectivamente. No es una obra grande pero sí muy importante para nosotros. Las escuelas son un símbolo de nuestro pueblo y más ahora, que ya no tenemos colegio. Muchos de nosotros hemos ido a esas escuelas y ahora rentabilizamos la inversión orientándolas hacia la cultura. 

Destaca en el programa festivo el detalle que va a tener pueblo con Proyecto Hombre mostrando su vertiente solidaria

Llevo 6 años al frente de la gestión municipal y el pueblo siempre ha demostrado tener valores y ser solidario. Creemos importante poner algo de nuestra parte y no queremos que sea dinero porque la gente es más reticente. Nos gusta que la gente dé cosas. El año pasado llegamos a los 700 kilos de alimentos recogidos, 200 más que en 2015. La generosidad va a más. No se trata de compartir lo que nos sobra porque a veces la gente está muy apurada pero sí compartir lo que tenemos. 

¿Y por qué a Proyecto Hombre?

Porque conocemos bien la causa y sabemos que Manuel Muiños hace una buena labor.

Comentarios