“Bienvenida a la guerra”

“Bienvenida a la guerra”
El Pleno de Castellanos de Moriscos recibe a la nueva concejala del PP. Rechazo mayoritario a la cuenta general de 2016, que debe superar el filtro del Tribunal de Cuentas

A pesar de ser recibida con un directo “bienvenida a la guerra” tras su toma de posesión, a la nueva concejala del PP de Castellanos de Moriscos, María del Mar Gallo, no le ha tocado debutar en una sesión plenaria excesivamente beligerante aunque el asunto principal, la aprobación de la cuenta general del ejercicio anterior, dio paso a un intenso debate.

Tanto el concejal no adscrito, Francisco Pérez Palomino, como el PSOE e Izquierda Unida se opusieron a dar el visto bueno a las cuentas, cerradas finalmente en 1,7 millones en euros. A juicio de Pérez Palomino, no reflejan la realidad contable de la localidad. El edil justificó su razonamiento, como también secundaron IU y PSOE, apelando a una sentencia ganada por el Consistorio que genera un cobro de aproximadamente 80.000 euros. La empresa condenada, sin embargo, está inmersa en concurso de acreedores por lo que, al parecer, no goza de la suficiente liquidez para afrontar ese pago que aún no se ha hecho efectivo. Entiende la oposición, que se ha cometido una irregularidad al incluir ese futuro pago en la cuenta general de 2016, un matiz con el que también coincidió el Grupo Municipal de Ciudadanos -que en la votación final optó por abstenerse-.  

El PP, por su parte, explicó que se ha dado ese paso en virtud del informe de la secretaria “perfectamente fundado y fiable”. “El secretario anterior no había metido esa factura en la contabilidad y debe incluirse porque si no se reconoce, no se cobra”, precisaron.

A pesar de lograr únicamente el apoyo del PP frente a un rechazo mayoritario, el siguiente paso exige que el cierre del presupuesto municipal anterior se remita al Tribunal de Cuentas para que lo verifique. A través de esa labor fiscalizadora, se determinará finalmente si la inclusión de la indemnización resultante de la sentencia ganada ha sido o no correcta.

Mociones urgentes aunque sin votación

En el capítulo de mociones, Izquierda Unida planteó dos. Fueron debatidas porque así lo decretó el Pleno pero en ninguno de los dos casos se procedió a la votación bajo el argumento, esgrimido por el alcalde “apelando a la Ley”, de que ninguno de los asuntos es competencia municipal. 

Así, no se consideró la posibilidad, como pedía IU, de  que un representante de la empresa Mis Pollitos, que presta servicio en la localidad, dé explicaciones en una Comisión de Hacienda con representación de todos los partidos “porque queremos tener claro el futuro de este servicio”.

Desde la bancada popular se explicó que la empresa “sigue ofreciendo el servicio que tenemos contratado, que hasta la fecha nunca se ha interrumpido” aunque reconoció que sí se han pedido algunos datos sobre  el servicio que, por el momento, no hacen sospechar ninguna conducta irregular. 

La situación de la Sanidad en Castellanos centró la segunda de las mociones ante la recogida de firmas que se está llevando a cabo para reclamar mejores medios para optimizar la atención. A juicio de IU es necesario que desde el Ayuntamiento se haga presión para que se solucionen carencias como la falta de un pediatra para Castellanos y otros pueblos de su entorno o la carencia en el servicio de urgencias de Villares en el caso de que los médicos deban salir a atender alguna emergencia. Entiende, además, que el municipio debería tener un médico exclusivo “y no compartido, como ahora, con otros municipios dado el alto volumen de cartillas sanitarias que atiende”.

 

Comentarios
Lo más