Las complicaciones del tratamiento anticoagulante en cáncer y tromboembolismo pulmonar incidental

Las complicaciones del tratamiento anticoagulante en cáncer y tromboembolismo pulmonar incidental
Es el estudio de mayor tamaño muestral basado en el seguimiento de 715 pacientes, tratados a lo largo de los últimos quince años

La profesora de Medicina Interna de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón, María Luisa Peris Sifre, ha publicado un estudio sobre la eficacia y seguridad del tratamiento anticoagulante en pacientes con tromboembolismo pulmonar incidental y cáncer. La recurrencia trombótica y el sangrado son complicaciones frecuentes en estos pacientes oncológicos, que no se habían analizado con detalle en estudios precedentes ni durante, ni tras suspender el tratamiento con anticoagulantes. Esta fue la razón que impulsó la investigación, publicada en la prestigiosa revista médica European Respiratory Journal y en la que la profesora Peris Sifre, ha trabajado con investigadores de diez hospitales universitarios de España, Estados Unidos, Suiza, Letonia e Italia.

Según explica la profesora de Medicina Interna del CEU-UCH de Castellón, “se denomina tromboembolismo pulmonar (TEP) incidental a aquellas embolias pulmonares que se diagnostican en pruebas de imagen torácica solicitadas por motivos médicos diferentes a la sospecha de trombosis pulmonar. El TEP incidental es una entidad clínica importante en pacientes con cáncer, con un aumento progresivo en su diagnóstico debido a la frecuente realización de pruebas complementarias que se llevan a cabo en estos pacientes tanto para el estudio de extensión de la enfermedad oncológica, como para la detección de metástasis y para la evaluación de la respuesta terapéutica.

La profesora Peris Sifre, del CEU-UCH, destaca también que “la recurrencia trombótica y el sangrado son complicaciones frecuentes en pacientes con cáncer y enfermedad tromboembólica venosa (ETEV), pero estas complicaciones no han sido detalladamente analizadas en el subgrupo poblacional de pacientes con TEP incidental y cáncer activo. Tampoco se han analizado estas complicaciones tanto durante, como tras suspender el tratamiento anticoagulante ni su posible relación con la mortalidad. Y aunque las principales guías antitrombóticas recomiendan que el tratamiento de pacientes con TEP incidental debe ser similar al de los pacientes con TEP sintomático, la eficacia y seguridad del tratamiento anticoagulante en pacientes con TEP incidental y cáncer activo no están bien establecidas”.

715 pacientes a lo largo de quince años

La doctora Peris ha realizado su estudio en 715 pacientes con diferentes cánceres activos que tenían TEP incidental registrados en los últimos 15 años, de 2001 a 2016, en el Registro Informatizado de Enfermedad TromboEmbólica (RIETE), en el que participan 18 países. “La importancia de nuestro trabajo reside en que es el estudio prospectivo con mayor tamaño muestral realizado hasta el momento en pacientes con TEP incidental y cáncer activo de un mismo registro”, destaca la profesora de Medicina del CEU-UCH.

Su trabajo constituye también el primer estudio internacional en el que se han analizado resultados no solo durante el tratamiento anticoagulante, sino también tras suspender este tratamiento, en concreto, en 229 pacientes del total de los estudiados. Otra aportación relevante del estudio coordinado por la doctora Peris es la diferenciación entre pacientes oncológicos con y sin metástasis, teniendo en cuenta que en los estudios precedentes ya se había observado que los pacientes con cáncer y metástasis tienen, en general, más complicaciones de trombosis y sangrado en comparación con los pacientes oncológicos sin metástasis, “un extremo que nuestro estudio ha podido confirmar con una muestra amplia”, afirma su autora.

“Otra aportación de la investigación es que los pacientes con cáncer activo y TEP incidental tienen un alto riesgo de TEP recurrente si no reciben tratamiento anticoagulante, pero también tienen un alto riesgo de complicaciones hemorrágicas durante el tratamiento anticoagulante. Aunque sólo podemos afirmar que la relación riesgo-beneficio del tratamiento anticoagulante en pacientes con cáncer y TEP incidental es incierta, esta hipótesis, sin embargo, debería ser evaluada en ensayos clínicos prospectivos”, destaca la profesora Peris.

Por tanto, “a pesar de que nuestros hallazgos deben ser interpretados con precaución debido al diseño y tipo de estudio observacional, sugieren que la mayoría de los pacientes con cáncer con TEP incidental podrían seguramente beneficiarse de la terapia anticoagulante, apoyando así las recomendaciones de las guías actuales para iniciar el tratamiento anticoagulante, pero no coinciden probablemente respecto a utilizar el mismo enfoque terapéutico que en aquellos pacientes con TEP sintomática.

Actualmente, la necesidad de tratamiento anticoagulante en el TEP incidental es generalmente aceptada por todos los profesionales, pero la falta de estudios sobre este tema, unida a los resultados obtenidos en este estudio, confirma que se carece de evidencia científica para consensuar el tratamiento del TEP incidental en pacientes con cáncer activo del mismo modo que en el TEP sintomático”, concluye la profesora de Medicina del CEU de Castellón.

Comentarios
Lo más