¿Es mejor elegir un grado, doble grado o triple titulación?

¿Es mejor elegir un grado, doble grado o triple titulación?
Cada opción tiene sus partes positivas y negativas, la mayoría relacionadas con la nota de corte, el tiempo y dinero a emplear y la especificidad de las carreras
 

Una vez realizado el examen de ‘Selectividad’ llega el turno de hacia dónde dirigir los conocimientos. Más allá de la especializada o carrera elegida, en los últimos tiempos se han puesto de moda los dobles grados e, incluso, los triples, que suman nuevas opciones a los estudiantes que inician su actividad universitaria. 

De esta manera, desde Universia, se dan una serie de opciones para poder elegir la que mejor se ubique según los convencimientos. El grado, así, es adecuado estudiarlo cuando se conozca claramente que esa es la vocación o se quiere trabajar en esa área donde se necesita específicamente esa formación.

También es preferible elegirla si se encuentra un programa que satisfaga las necesidades y necesidad de formación para el futuro y se le puede dedicar el tiempo que requiere. El posgrado, en este caso, es esencial, por lo que a los cuatro años de grado habría que sumarle otro. Por regla general, además, el precio es menor por lo que los recursos económicos también son importantes.

En el caso de los dobles grados, están predispuestos para aquellos que tengan notas más altas, ya que su exclusividad suelen subir el corte, y el dinero también es mayor. La carrera, por regla general, es más larga y los años más densos, por lo que el tiempo, en este caso, también debe ser un punto a tener en cuenta. La poca convicción en la vocación puede ser importante a la hora de escoger una doble carrera que, además, otorga unos mayores conocimientos para destacar en el mercado laboral.

A ellos se les suman en los últimos años las triples titulaciones, que elevan precio y nota de corte. La gran ventaja es que, debido a las complejas condiciones para el ingreso a los mismos, su coste y la demanda de tiempo que implican, no muchos estudiantes se animan a pensar en esta opción. Así, los grupos quedan reducidos a unos 10 o 20 estudiantes por titulación, con lo que la atención en clase es más personalizada y el aprendizaje puede realizarse en un entorno más íntimo y directo. Por lo tanto, al momento de egresar no existirá una gran competencia de profesionales con las mismas habilidades peleando por un mismo puesto de trabajo.

Comentarios
Lo más