Irregularidades en los precios por unidad de medida de la mayoría de los supermercados

Irregularidades en los precios por unidad de medida de la mayoría de los supermercados
Tras realizar un estudio entre más de 9.000 referencias, la Organización de Consumidores y Usuarios ha encontrado fallos en Hipercor, El Corte Inglés, Lidl, Alcampo, Carrefour, Dia, Eroski y Mercadona

Los consumidores tienen derecho a conocer, además del precio del producto, su coste por kilo, litro, o la unidad de medida correspondiente para poder comparar entre el resto de productos de la misma categoría. Según el estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), casi la cuarta parte de los productos analizados presentan algún problema que impide o falsea su comparación.

Así, se ha encontrado un mal cálculo del precio equivalente, una unidad de medida no apropiada, la mala visión de la etiqueta, el redondeo en las cantidades o simplemente la inexistencia del precio equivalente son las faltas más comunes. OCU ha realizado un estudio entre 98 tiendas de 31 cadenas y en el que se han recogido un total de 9.165 precios de diez productos de alimentación y droguería.

La organización denuncia los hechos y pide, por una parte, más control interno y más conocimiento de la normativa a los comerciantes y por otra, más control por parte de la administración para hacer cumplir una norma que cuenta ya con diecisiete años de vida y que repercute directamente en los derechos de los consumidores.

Los fallos y errores en el etiquetado de los precios no son iguales en todos los supermercados, aunque sí se puede decir que están presentes en la mayoría de ellos.  Así, en mayor o menor medida se han encontrado fallos en Hipercor, El Corte Inglés, Lidl, Alcampo, Carrefour, Dia, Eroski y Mercadona.

Los fallos más comunes

Tras este estudio, OCU advierte de los errores más frecuentes que suelen cometer los supermercados a la hora de presentar sus precios equivalentes y recomienda extremar la atención especialmente en estos puntos. 

El precio equivalente no aparece. Esto tiende a ocurrir sobre todo en formatos muy utilizados o pequeños, con el fin de evitar la comparación con otros más grandes que suelen ser más económicos. En este sentido, OCU recuerda la importancia (y obligación) de que el precio equivalente esté indicado en todos los productos, ya que un solo artículo sin este precio impide al consumidor realizar una comparación completa entre todos los productos de dicha categoría. 

Se redondea en el precio equivalente, sobre todo en productos frescos. Y se presentan en unidades de medida erróneas: los huevos deben presentar el precio equivalente por docenas, no por unidades. Los detergentes a máquina, por cacitos, no por litros o kilogramos. Para las conservas, el precio equivalente mostrado debe ser sobre el peso neto escurrido, no sobre el peso neto.

Se dificulta su visibilidad: sobre todo en artículos de droguería: etiquetas cortadas, números borrosos o tamaño de letra excesivamente pequeño. Y no se incluyen las ofertas: en el papel higiénico, por ejemplo, los rollos gratis no se suelen incluir en el precio equivalente, por lo que el consumidor no puede considerarlo.

Comentarios
Lo más