Una falsa percepción de mejoría económica hace que desciendan las donaciones a Cáritas Burgos

Una falsa percepción de mejoría económica hace que desciendan las donaciones a Cáritas Burgos
Cáritas Diocesana de Burgos ha presentado la Memoria 2016, un año marcado por un descenso en las donaciones y herencias, ha señalado el director de Cáritas, Jorge Simón, debido a una percepción de mejoría económica por parte de la sociedad que, "no se corresponde con la realidad" ya que siguen acudiendo más de 7.000 familias al año.

Más de 12.500 personas fueron beneficiarias en 2016 de la labor que realiza Cáritas Burgos en capital y provincia; una labor que se centra en cuatro ejes fundamentales: empleo, infancia, juventud y mundo rural.

En materia de empleo, la organización, ha señalado la coordinadora de acción social, María Gutiérrez, ha conseguido "altas tasas de inserción laboral" a través del desarrollo de programas formativos con prácticas laborales en empresas. A pesar de ello, Gutiérrez ha matizado que la precariedad laboral sigue siendo una de las mayores lacras de la sociedad, con cerca del 24% de familias atendidas en las que, si bien trabaja algún miembro de su familia, siguen necesitando la ayuda de Cáritas.

Otra de las preocupaciones de Cáritas, ha añadido Gutiérrez, es el problema de la transmisión intergeneracional de la pobreza, que afecta a uno de los colectivos más vulnerables, la infancia.

En este sentido, el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, ha destacado que la sociedad actual vive una "realidad post crisis muy frágil, en la que se perpetúa las situaciones de pobreza y exclusión", por lo que la labor que realiza Cáritas, "aunque sea limitada es imprescindible".

Ante este nuevo modelo económico "que pone en el centro el dinero y excluye a las personas", Cáritas Burgos contó el pasado año con un presupuesto de más de 4'2 millones de euros, y la ayuda de 778 voluntarios y 65 trabajadores contratados, para llevar acabo los programas de Acogida Parroquial, Empleo, Personas sin Hogar, e Infancia; a los que más dinero se destinó, así como otros programas como Ain karem, vivienda o drogodependencia.

El director de Cáritas, Jorge Simón, ha hecho un llamamiento a la comunidad burgalesa para que apoye los proyectos ya que, ha asegurado que si las donaciones siguen descendiendo y se gasta más dinero del que se tiene, "va a resultar muy difícil desarrollar nuestra actividad". Por ello, el sábado 17 de junio la organización llevará a cabo unas actuaciones en la Plaza Mayor con el fin de captar nuevos socios, que en 2016 incrementaron en 67 personas, alcanzando la cifra de 1.159.

Comentarios
Lo más