Congreso de Teología Ecuménica en los 500 años de la Reforma 'Del Conflicto a la Comunión'

Congreso de Teología Ecuménica en los 500 años de la Reforma 'Del Conflicto a la Comunión'
Se llevará a cabo durante tres días y se aboradarán cinco ejes temáticos que versarán sobre: el contexto histórico, la Reforma en España, la actualidad en la Reforma española, el diálogo Católico-Luterano y el presente y futuro del Diálogo Luterano-Católico

Con motivo de la conmemoración de los 500 años de la Reforma, la Universidad Pontificia de Salamanca organiza, del 8 al 10 de junio, el Congreso Internacional de Teología Ecuménica 'Del Conflicto a la Comunión'. El acto inaugural, en el Aula de Grados, estará presidido por la rectora, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez, acompañada por el secretario del 'Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos', Brian Farrell; el presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Daniel Rodríguez Ramos; el decano de la Facultad de Teología, Gonzalo Tejerina Arias; y el coordinador del Congreso y profesor de la UPSA, Fernando Rodríguez Garrapucho.

Durante tres días se aboradarán cinco ejes temáticos que versarán sobre: el contexto histórico, la Reforma en España, la actualidad en la Reforma española, el diálogo Católico-Luterano y el presente y futuro del Diálogo Luterano-Católico.

El sábado día 10 de junio, a las 09.30 horas, el secretario general de la Federación Luterana Mundial, Martin Junge, pronunciará la conferencia 'Reorientándonos: Del Conflicto a la Comunión'. Posteriormente, el secretario del 'Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos', Brian Farrell, realizará una reflexión ecuménica conclusiva, a las 10.45 horas.

El congreso concluye a las 11.30 horas en la Iglesia de la Clerecía, con una Liturgia luterano-católica: Common Prayer'Del conflicto a la comunión' presidida por el secretario del 'Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos', Brian Farrell, y el secretario general de la Federación Luterana Mundial, Martin Junge. Entre los predicadores estarán presentes: el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, y el pastor de la Iglesia Evangélica Española, Pedro Zamora García.

Primera jornada

La rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez, tras dar la bienvenida a los representantes y participantes que han viajado de diversas partes del mundo, ha destacado la labor de las universidades cristianas "de hacer conscientes a los hombres de hoy que todas las ciencias pueden entrar en diálogo con la fe y desde las distintas especialidades con respecto al mundo se puede llegar al mismo misterio de Dios. La rectora ha aludido a las palabras del Papa Francisco "que nos recuerda a menudo que la unidad es un camino, y como todo camino requiere paciencia, tenacidad, esfuerzo y compromiso ", indicó. La rectora animó a la unidad "conscientes de que nos necesitamos unos a otros y de que somos hermanos, trabajemos pues para que un día seamos uno como Cristo es uno con el Padre", concluyó.

Por su parte, el secretario del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Brian Farrell, ha animado a los presentes a "hacer de estos días un momento de verdadera reflexión de apertura ecuménica y pensar cómo podemos crear ese clima de positiva unidad entre diversas iglesias, que tenemos mucha dificultad de poner en práctica". Para el obispo "el mismo documento ecuménico está viviendo un proceso de profunda transformación que aún no se logra formular con claridad. Otro de los impedimentos a los que aludió el secretario es "una cierta falta de interés teológico en las nuevas generaciones y la dificultad de difundir los resultados de los diversos diálogos, cuestión sobre la que estamos reflexionando desde hace años para resolverlo". A pesar de estos contratiempos, Farrell ha afirmado que "hay un momento grandioso de oportunidad" y se ha referido a las relaciones personales entre las iglesias ya que "el mismo clima ecuménico en el pueblo está creciendo", afirmó.

El presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas, Daniel Rodríguez Ramos, ha agradecido la invitación a participar en este congreso "que en mi persona está representada desde los miembros de la Federación más ecuménicos a los menos ecuménicos". El presidente ha valorado el contenido del congreso "que nos proporciona una reflexión de un documento que valoramos muy positivo en el cual estamos viviendo las relaciones entre las confesiones cristianas", indicó. "Es un momento que nos permite hablar y escucharnos los unos a los otros". Respecto al ámbito de las relaciones fraternales "hay un trabajo muy largo en cuanto al ecumenismo, pero no siempre en nuestro país han ido al mismo ritmo respecto a otros países. Ponemos en valor aquellas relaciones que han existido, especialmente con personas con cargos de la Iglesia católica amigos y hermanos, y con la Iglesia española reformada episcopal y con la Iglesia evangélica española, que han sido siempre muy positivas, porque siempre es bueno encontrarnos para hablar y escucharnos". 

El decano de la Facultad de Teología, Gonzalo Tejerina Arias, ha destacado que "la Reforma marca de un modo más profundo un antes y un después en la historia de la humanidad. Por esta extraordinaria trascendencia y la enorme complejidad de la figura de los reformadores y del proceso de Reforma merece y necesita ser estudiado según los tiempos y las necesidades e intereses de cada uno", afirmó. "En nuestro tiempo seguramente la perspectiva ecuménica sea la más determinante". Para el decano "la unidad no tiene marcha atrás, es el futuro del cristianismo. La unidad de los creyentes es el único horizonte de futuro del cristianismo", concluyó.

Por su parte, el coordinador del congreso y profesor de la UPSA, Fernando Rodríguez Garrapucho, ha indicado la larga tradición de la universidad "con más de medio siglo de historia en su dedicación a la Teología Ecuménica. Hemos querido aprovechar la celebración del inicio de la Reforma protestante para contribuir con un espacio de reflexión ecuménica ante este hecho capital  para la historia del mundo". Para el profesor, el congreso también "pretende hacer un balance de 50 años de diálogo ecuménico y ver cómo puede ser un futuro posible en la búsqueda de la unidad de los cristianos de nuestras iglesias". Rodríguez Garrapucho ha destacado que "el ecumenismo espiritual es la base y cimiento de toda acción ecuménica, por ello concluiremos el congreso pidiendo perdón, orando y comprometiéndonos ante al Señor para buscar la Unidad para ser fieles a su voluntad y terminar con el escándalo y antitestimonio que suponen nuestras divisiones, con la consecuencia de no poder celebrar juntos la Santa Eucaristía, culmen de nuestra unión en Cristo", indicó.

Jornada del viernes

La jornada ha comenzado con la intervención del profesor de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia, Martín Gelabert Ballester, quien ha realizado una conferencia titulada 'Juntos confesamos que Dios nos justifica'. El profesor ha explicado la doctrina de la Justificación, aludiendo a la descripción formulada por Lutero 'Simul justu et peccator', según la cual el creyente se presenta como una persona que existe delante de Dios como justo y pecador al mismo tiempo. Gelabert Ballester ha expresado que "a partir de las claves individualistas de la doctrinas clásicas sobre la Justificación, deban completarse con la clave histórico-liberadora. Se abre un camino de liberación progresiva que obliga a corroborar continuamente las libertades conquistadas y a tener en cuenta que hoy la dimensión individual del pecado debe completarse con la dimensión estructural del pecado". El profesor ha destacado que "si lo que celebramos es una pelea, no hay nada que celebrar, pero si buscamos comprender las circunstancias históricas y doctrinales que la provocaron para aprender a no repetirla, entonces es bueno recordar el pasado y celebrar los caminos que han conducido a un presente de concordia y colaboración". Para Gelabert Ballester, "nuestro común testimonio de Cristo puede ser también un signo de unidad de un mundo dividido que busca la paz, pero muchas veces no saben dónde encontrarla. Si los cristianos de unas y otras iglesias ofrecemos signos de encuentro, colaboración, perdón y unidad, contribuiremos a que el reino de Dios sea una realidad cada vez más presente en nuestro mundo. Aunque todavía no nos hayamos encontrado del todo, estamos caminando hacia este encuentro, con la esperanza de que nuestros caminos paralelos se junten en el infinito que es Dios".

Posteriormente, el experto del Centro de Estudios Ecuménicos de la Federación Luterana Mundial, Theo Dieter, ha presentado su ponencia 'Recepción del documento 'Del Conflicto a la Comunión'. Durante su intervención, Dieter se ha referido a la palabra 'Reforma' considerada para los cristianos protestantes como el "redescubrimiento del evangelio, la libertad y la seguridad de la fe, mientras que hoy en día los católicos romanos relacionan espontáneamente la palabra con la división de cristiandad occidental". Además, se ha cuestionado si los católicos romanos sólo podrían 'conmemorar' juntos o si también serían capaces de 'celebrar' juntos: "muchos católicos romanos comprometidos ecuménicamente han argumentado que la alegría y la gratitud solo pueden estar dirigidas al movimiento ecuménico, ya que es el intento de superar la división que la Reforma trajo consigo. Para los protestantes ecuménicamente comprometidos una conmemoración apropiada y significativa debe incluir aspectos de gratitud y alegría", lo que para el experto "sin esta perspectiva, una conmemoración conjunta no sería posible". Para Dieter "la conmemoración hace presente al pasado. Mientras que el pasado mismo es inalterable, la presencia del pasado en el presente es alterable. El recuerdo no representa lo que sucedió. Si el contexto de la conmemoración cambia, el recuerdo también cambiará", afirmó. El investigador se ha referido a los cuatro temas principales de la teología de Lutero: la justificación, la Cena del Señor, el ministerio, la Escritura y la Tradición. En este sentido, "asombrosamente las doctrinas luteranas y católicas tiene más en común de lo que se había visto antes, ya que estos cuatro aspectos se presentan en el contexto de los diálogos ecuménicos sobre estos temas, se toman en consideración las enseñanzas y preocupaciones luteranas y católicas", indicó. Dieter se ha referido al Concicio Vaticano II "si el propio Concilio anima a los católicos romanos a 'reconocer con alegría' lo que comparten con otros cristianos, ¿qué debería impedir a los católicos romanos celebrar junto a los luteranos todo en lo que básicamente coinciden?". El experto concluyó explicando la oración común de Lund "considerada como un hito histórico ecuménico, que demostró el diálogo a través de una conmemoración diferenciadora: celebrando y lamentando la Reforma y distinguiendo claramente los diferentes objetos de cada una", concluyó.

André Birmelé, del Centro de Estudios Ecuménicos de la Federación Luterana Mundial, presentó su ponencia titulada 'Los puntos metodológicos cruciales en el diálogo luterano-catolico'. En su intervención detalló los distintas reuniones de diálogo entre católicos y luteranos, desde el primer encuentro en 1966 hasta nuestros días. El experto abordó la primera fase del diálogo que desembocó en la 'Relación de Malta' de 1972 donde "se ponía sobre la mesa la era de la transformación de las convergencias en un avance real en la cualidad eclesial entre las dos tradiciones". Birmelé se refirió también al documento 'Ante la unidad. Modelos, formas y etapas de la comunión eclesial luterano-católica', "en la que surge una convicción común que es la unidad y será comunión en la diversidad. Es una proposición visionaria pero que llegaba demasiado pronto y tuvo una recepción reservada". En 1999 se realiza la 'Declaración común sobre la doctrina de la justificación', "ejemplo para el diálogo entre luteranos y católico-romanos, donde las dos familias se ponen de acuerdo sobre su común fundamento. La situación es radicalmente nueva y ofrece perspectivas inéditas". Para Birmelé existen opciones teológicas y metodológicas que han permitido llegar a un acuerdo sobre la doctrina de la justificación "las nociones fundamentales de pecado, fe, gracia y salvación son comprendidas de manera relacional. En el caso de la comprensión de la salvación, las expresiones teológicas católicas y luteranas testimonian una misma realidad". Respecto a la eclesiología, las iglesias marcadas por la Reforma afirman que un consenso diferenciado es posible "el consenso en eclesiología está dado sin que él lleve consigo una uniformidad". Sin embargo, para el investigador en la Iglesia católica romana en el campo eclesiológico "la comunión en el ministerio es la premisa requerida para que se pueda hablar de celebración auténtica. Por lo que esta diferencia respecto a las Iglesias de la Reforma conducen necesariamente a acercamientos diferentes en la comprensión de la unidad y de las condiciones necesarias para ella". Para Birmelé "la celebración de Lund ha generado nuevas perspectivas para un reconocimiento mutuo que se vislumbran en el presente", concluyó.

Comentarios
Lo más