El museo DA2 muestra las visiones contemporáneas de María Elorza y Maider Fernández

El museo DA2 muestra las visiones contemporáneas de María Elorza y Maider Fernández
La exposición 'Las chicas de Pasaik' permanecerá hasta el 15 de octubre con la obra visual de estas dos artistas de San Sebastián que se centran en el ámbito de lo doméstico, las familias, los recuerdos, los amigos, los veranos, una Una suerte de retazos de vida, de marcado carácter autobiográfico, en donde lo personal y el cine se fusionan en un todo, lleno de libertad creativa

El museo de arte contemporáneo Domus Artium 2002 (DA2) acoge desde este miércoles hasta el 15 de octubre la exposición 'Las chicas de Pasaik', de María Elorza y Maider Fernández. Podrá visitarse de martes a viernes de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00 horas.

El decimocuarto ciclo de Visiones Contemporáneas, últimas tendencias en el cine y vídeo en España, un proyecto comisariado por Playtime Audiovisuales, está dedicado a 'Las chicas de Pasaik', el dúo artístico formado por María Elorza y Maider Fernández, dos artistas visuales, con base en San Sebastián, que además de trabajar juntas, son amigas y comparten espacios, personajes y momentos comunes, ingredientes todos que se reflejan en cada una de sus obras.

Comenzaron a colaborar en el año 2011, realizando algunas piezas como “Irudi mintzatuen hiztegi poetikoa” dirigida junto con el cineasta Aitor Gametxo. Dos años después, deciden formar el colectivo Las chicas de Pasaik, nombre con el que comienzan a firmar sus trabajos.

El ámbito de lo doméstico, las familias, los recuerdos, los amigos, los veranos, la ciudad de San Sebastián, son temáticas recurrentes en su filmografía, en una forma de recuperar las vivencias y la memoria personal de la gente. Una suerte de retazos de vida, de marcado carácter autobiográfico, en donde lo personal y el cine se fusionan en un todo, lleno de libertad creativa.

A la hora de afrontar su trabajo, la cámara se convierte en la herramienta que permite posicionar a cada uno en su rol dentro de la obra, unas como cineastas otros como personajes, facilitando así que las cosas sucedan y poder reflexionar sobre la sencilla belleza, que radica en el hecho de lo cotidiano.

Películas en apariencia pequeñas y que pueden enmarcarse dentro del cine “amateur” en cuanto a su frescura formal, en el que la importancia de captar el momento por encima de todo, les lleva a grabar con el dispositivo que tengan más a mano, ya sea una cámara profesional o un teléfono móvil. Un cine que emociona y sabe llegar, desde lo más cercano, hacia una reflexión sobre los temas universales.

Las chicas de Pasaik cuentan con una trayectoria breve pero intensa, que ya las ha llevado a ser premiadas en algunos de los festivales de cine más importantes del estado, véase Zinebi (Bilbao), Alcances (Cádiz), Festival de Cine Europeo de Sevilla, L’Alternativa (Barcelona), El Festival Internacional de Cine de San Sebastián o más recientemente El Festival de Cine Español de Málaga, donde, este año, se llevaron el premio al mejor cortometraje documental.

Para este programa de Visiones Contemporáneas hemos seleccionado tres de sus obras más significativas, “Agosto sin ti”, “Gure Hormek” y “La chica de la Luz”.

OBRAS

Agosto sin ti - Sonido. Color. Digital. 2015. 22’

“El verano es algo que no se piensa” De Maider a María

Desde San Sebastián escribe Maider y desde la isla de Cerdeña, María, las vacaciones de veranos siguen su curso y las dos amigas, en ausencia la una de la otra, mantienen el contacto a través de unas correspondencias a la manera de video – diarios, que continúa la línea de otras cartas filmadas por cineastas como las de Víctor Erice a Abbas Kiarostami o José Luis Guerín a Jonas Mekas.

Del cine más “amateur” del veterano Mekas, beben en gran parte de su obra Las Chicas de Pasaik. Microuniversos en los que tienen cabida cenas familiares, las fiestas del pueblo, pequeñas discusiones... La nostalgia de un tiempo pasado, de unos momentos vividos, que ya no serán pero que permanecen.

El aquí y ahora que resulta de un momento concreto, tan difícil de plasmar en pantalla es reconstruido por las directoras y “Agosto sin ti” logra crear una experiencia visual muy hermosa para el espectador, desprovista de todo artificio que nos hace reflexionar y sentir sobre todo lo que vivimos.

Gure Hormek (Nuestras paredes) - Sonido. Color. Digital. 2016. 17’

“Nuestras paredes homenajean a quienes queremos” así arranca esta historia que surge de un paseo entre Maider y María por las calles de San Sebastián y darse cuenta que la mayoría de los nombres, de sus avenidas y plazas, pertenecen a hombres.

Esa reflexión, las llevó a cuestionarse el papel que tienen las mujeres en la historia y como es dentro, en el interior de las casas, “en ese cuarto propio” como escribía Virginia Woolf, y no fuera, el lugar que, tradicionalmente, ha sido asignado a la mujer.

Un lugar oculto, un micro universo, que aquí es homenajeado por las directoras, dedicando la película a las amas de casa, a las madres y a todas las mujeres de nuestra sociedad.

Una idea y una reflexión que surge a partir de los retratos que cuelgan de las paredes de nuestras casas y donde una vez más las familias y amigas de Maider & María son protagonistas, construyendo un relato autobiográfico sencillo y bello, con un gran trasfondo social e histórico. “Mi abuela es de la generación del silencio” dice Maider. Mujeres obedientes, mujeres cuidadoras, mujeres calladas y paredes que hablan.

El espacio público, ocupado históricamente por el hombre, llenando con su presencia calles y plazas, se transforma aquí en una urbe utópica en la que “El barrio de las Amas de Casa”, “el distrito de Las Insomnes”, “el kiosko de La Madre Desconocida” o “el subterráneo de las Mujeres Solas”, dan nombre a la ciudad.

Un canto intergeneracional a la sororidad, en el que abuelas, madres e hijas ocupan el lugar principal.

La Chica de la luz - Sonido. Color. Digital. 2016. 12’

“La chica de la luz”, es una de las doce miradas sobre San Sebastián, que se incluyen en la película “Kalebegiak”, que en euskera reúne dos palabras (Kale: Calle y Begiak: Ojos, mirada) un proyecto que surge en la Capitalidad Europea del 2016 y que propone un recorrido específico por una ciudad eminentemente cinematográfica. Esta es la primera vez que “La chica de la luz” se proyecta de forma autónoma. De entre todos los cortometrajes que conforman “Kalebegiak”, este destaca por que no representa una postal utópica de la ciudad. La protagonista es la noche y la búsqueda de un personaje singular que ronda la parte vieja de la ciudad. Una vendedora ambulante, oriental a la que Maider y María habían captado por azar durante la grabación de unas escenas nocturnas tiempo atrás. Esta mujer, que vende objetos luminosos y curiosos a los turistas, les sirve para trazar un mapa oculto, una cartografía de la noche que nos ofrece una visión diferente de Donostia.

“Parecíais extranjeras en ese territorio que me pertenece” la noche, dice la voz en off que sirve como hilo conductor a esta historia de casualidades donde Las chicas de Pasaik arriesgan y experimentan más formalmente que en obras anteriores. Filmando entre los cristales, jugando con distintos efectos luminosos y dejando una sensación de fantasmagorías, donde se mezclan los encuentros espontáneos entre amigos que están de fiesta, un sábado por la noche y este singular personaje, con el que reflexionan sobre “la invisibilidad” y el anonimato del otro, del desconocido.

Comentarios
Lo más