“Todo no vale, quiero que se lave mi imagen”

“Todo no vale, quiero que se lave mi imagen”
El concejal de Ciudadanos Santa Marta, Jesús Martín, absuelto tras ser acusado de amenazar a un policía local, exige disculpas públicas a quienes no respetaron su presunción de inocencia

Ha guardado silencio hasta ahora y una vez que el Juez le ha absuelto del delito de amenazas por el que fue denunciado, quiere salir al paso “para lavar mi imagen porque no todo vale”. El concejal de Ciudadanos Santa Marta, Jesús Martín, conoció su absolución el pasado 19 de junio, cuatro días después de declarar por lo sucedido en las dependencias de la Policía Local de Santa Marta el pasado 3 de enero.

Aquel día, Martín acudió a felicitar el nuevo año a los funcionarios y pidió hablar con el agente que el 28 de octubre anterior le había multado por conducir presuntamente su motocicleta por una zona prohibida, una denuncia posteriormente archivada tras considerarse las alegaciones realizadas por Jesús Martín, que actuó “como cualquier otro ciudadano que considera que ha habido un error cuando para mí lo sencillo hubiera sido venir al Ayuntamiento y pedir que se me quitara esa sanción”.

En la alegación Martín se preguntaba “cómo sabe el policía que me he saltado una dirección prohibida cuando hay otras entradas al lugar que posibilitan el acceso y que además puedo haber entrado con ella a pie” dado que la multa no le fue notificada en el momento “por ausencia del conductor”.

Aquella conversación -en una estancia de la comisaría santamartina en la que solo se encontraban el policía y el concejal denunciado- pretendía, explicó el edil, poner paz en la relación entre ambos “y empezar desde cero porque coincidíamos y ni nos saludábamos”. Sin embargo, el encuentro terminó cuando el agente, explica Martín, se ofendió al reprocharle el concejal la sanción. “Salió del despacho diciendo que no le amenazara y se dirigió a su superior, con el que yo también hablé para que escuchara ambas versiones”, recuerda Martín. El siguiente  capítulo de esta historia se escribió ya en los tribunales.

A juicio del concejal, el caso pone en evidencia que el policía denunciante “ha tratado de perjudicar mi imagen juzgándome mediáticamente a través de los medios”. Habla Jesús Martín, vinculado históricamente a UGT, de “maniobra política muy barriobajera” por cuanto que el agente es el representante sindical de USO.

Martín remarca que se le ha “juzgado, condenado y sentenciado antes de tiempo sin dejar a la justica que se pronuncie y vulnerando la presunción de inocencia”. En ese sentido reprocha que desde algunos grupos de la oposición de Santa Marta “también se me ha juzgado y se ha puesto en duda mi credibilidad, dando forma así a la maniobra política”. 

Señala en ese sentido al Grupo Municipal de IU, “que solicitó una comisión de investigación y no esperaron a que la justicia se pronunciara, desconfiando de mí y poniendo en duda mi credibilidad y mi honor” y a los sindicatos SPPME y USO, “desde los que se pidió mi dimisión y mi acta como concejal sin esperar a más y, además, públicamente para, a mi entender, hacer más daño, acusándome de presuntas actitudes barriobajeras y diciendo que una persona como yo no podía desempeñar ningún cargo público”. En el trasfondo de la actitud de ambos sindicatos, añade, “operan intereses particulares”.

Por todo ello pide tanto a los concejales que le cuestionaron como a los dos sindicatos “una rectificación pública de las declaraciones que hicieron en su momento”.

De igual modo, el concejal aclara algunas cuestiones que en relación al caso generaron ciertas dudas. Aparte de aclarar que el 3 de enero acudió a dependencias policiales a felicitar el año nuevo a la Policía Local “como ya lo había hecho antes en otras dependencias municipales”, el concejal también deja claro que el acceso a esas instalaciones “es público para cualquier persona que vaya, pues hay zonas públicas -donde yo estaba- y otras de acceso restringido que son de uso exclusivo de la Policía”. local.

Una de las cuestiones que mayor controversia generó, el hecho que Martín conociera el número de identificación del policía, tiene su justificación en que “tanto el denunciante como otros compañeros suyos se dirigieron a mí en septiembre de 2015 -por escrito con su número de placa, nombre, apellidos y firma- para solicitarme que intercediera por el anterior jefe de policía. Dado que esa intercesión, explica Martín, no salió como los agentes pensaban “a raíz de ese momento parecía que este policía tenía algo contra mí. Luego me encontré con la sorpresa de la denuncia que no tenía ningún sentido y que perseguía hacerme daño mediáticamente”. “A este señor se le ha olvidado que llevan dicha identificación en el pecho y parece que tiene poca memoria”, apostilló. 

Todo este asunto, subraya Martín, “ha hecho mucho daño a mi familia”. Asegura el concejal de Ciudadanos que solo ha pretendido tratar “que las cosas fueran por el camino del dialogo y del entendimiento”. 

 

Comentarios
Lo más