La Agrupación independiente por Garcibuey recurre a Podemos para denunciar la situación del Ayuntamiento

La Agrupación independiente por Garcibuey recurre a Podemos para denunciar la situación del Ayuntamiento
Aseguran que el Consistorio no celebra Pleno desde mayo de 2016 y acusan al equipo de Gobierno de tomar decisiones “difícilmente explicables” 

La procuradora de Podemos en las Cortes de Castilla y León por la provincia de Salamanca, Isabel Muñoz, se reunió con Desiderio Fonseca, concejal en el Ayuntamiento de Garcibuey por la Agrupación independiente por Garcibuey quien le trasladó su preocupación y malestar por el funcionamiento de la actual Corporación local formada tres por concejales del Partido Popular y dos de la que procede Fonseca, quien recuerda que el último Pleno Municipal se celebró el 30 de mayo de 2016, “cuando la Ley de Régimen Local, en el punto 2 del artículo 46, recoge que en las localidades con menos de 5.000 habitantes, como es el caso, los plenos tienen que celebrarse cada tres meses, independientemente de los que se puedan convocar de forma extraordinaria”.

Tanto a Desiderio Fonseca “como a otros vecinos del pueblo” asegura Podemos, “les preocupa la paralización de la auditoría aprobada en Pleno Municipal en el año 2015 y en agosto del mismo año por el pueblo entero ante las sospechas de pagos irregulares a los anteriores miembros del Ayuntamiento”. Al parecer, y según palabras del alcalde la empresa a la que se le encargó la auditoria tenía "un tanto olvidados los trabajos".

La empresa a la que se le encarga la auditoría, precisa Podemos, “es la misma que realiza los trabajos de gestoría que requiere el Secretario, después de pasar por una subcontrata en Guijuelo que resultó inoperativa”. “Tampoco se conocen las condiciones económicas de tal contrato por lo que cabe pensar que, cuanto menos, se trata de un cúmulo de irregularidades”, añaden en un comunicado de prensa en el que también ponen de manifiesto “otra decisión polémica como es la decisión municipal de no pagar la cuota de la Comunidad de Regantes o la aprobación de varias ordenanzas que han generado numerosos conflictos vecinales, sobre todo la de regular los aparcamientos, por su obstaculización a la recogida de basuras en algunos puntos del pueblo, o la de colocar bolardos que impiden la entrada a varias fincas”.

La procuradora de Podemos se comprometió a hacer todo lo que estuviera en su mano “para aclarar esta dantesca situación más propia de un sistema despótico”.

 

Comentarios