A juicio cuatro jóvenes por un altercado en un bar de copas de la calle Bordadores

A juicio cuatro jóvenes por un altercado en un bar de copas de la calle Bordadores
La vista ha tenido lugar este jueves en los Juzgados de Salamanca en la que han declarado los cuatro acusados, con versiones enfrentadas, así como cinco testigos y los dos policías locales que intervinieron

Este miércoles ha tenido lugar el juicio a cuatro acusados por un altercado en un bar de copas. Entre ellos, M.Z.Z., acusada de un delito de lesiones por el que se enfrenta a dos años de prisión, C.C.L., acusada de un delito de maltrato por él le piden 6 meses de prisión y 30 días de multa a razón de 20 euros diarios y M.H.P. y E.H.P, acusados de dos faltas de lesiones, actual delito leve, por los que les requiere dos meses de multa a razón de 20 euros diarios.

La vista se ha celebrado este jueves en la Sala de Penal número Dos de los Juzgados de Salamanca con las declaraciones de acusados, testigos y policías que intervinieron en los altercados. Los hechos se remontan al pasado 12 de octubre de 2014 cuando los implicados se enzarzaron en una discusión en la que mediaron distintas agresiones físicas, tanto en el interior de un establecimiento hostelero de la calle Bordadores, como posteriormente en los aledaños del mismo.

Rotura de un diente dentro del bar

En torno a las 5:00 horas de la fecha indicada, dos chicas se encontraban en el interior del bar tomando algo. En un momento dado apareció el exnovio de una de ellas, C.C.L., acompañado de tres personas más, entre las que se encontraba otra de la acusadas, M.Z.Z.

Según la declaración de C.C.L. tomó la decisión junto a su amiga de abandonar el bar en previsión de que podía haber problemas con su expareja. Acudió a buscar su bolso que lo tenía alejado en ese momento y cuando estuvo cerca de M.Z.Z. recibió un puñetazo por su parte que le produjo la rotura de un diente. Además ha añadido que su exnovio, quien también ha declarado como testigo, le instó a hacerlo. “Dale una hostia”, asegura que escuchó.

Sin embargo, según el testimonio de M.Z.Z., ella había acudido al servicio y al volver se cruzó con un conocido con quien se puso a hablar, en ese momento, C.C.L. le comenzó a increpar y se abalanzó sobre ella para agredirle, M.Z.Z. re retiró y C.C.L. cayó de bruces al suelo produciéndose la lesión en el diente.

Esta versión ha sido ratificada por una testigo presencial, clienta del bar de copas en ese momento, que asegura que no vio ningún puñetazo pero sí la caída de la joven al abalanzarse sobre la otra. Sin embargo, en el acto de juicio también ha depuesto el forense que examinó las distintas lesiones y ha mantenido que la rotura del diente es compatible con un puñetazo con la boca abierta pero no con una caída sobre el suelo liso.

Altercados dos horas después

Después de este incidente y de una primera intervención de la Policía Local que procedió a identificar a los jóvenes, M.Z.Z. y sus acompañantes volvieron al interior del bar y estuvieron dentro hasta el cierre. Mientras, C.C.L., M.H.P. y una de las testigos aguardaron en el exterior, según su versión, a que alguien saliera de trabajar para recogerlos en coche, aunque según la otra parte, esperaban para volver a increparles.

Cuando el bar de copas cerró se encontraron en la puerta. En ese momento, C.C.L. comenzó a insultar a su expareja y le propinó varios tortazos, según la versión de él, aunque ella lo niega. Un testigo presencial, que ha revelado ser Guardia Civil, intervino para que dejaran de producirse estas agresiones, que no tuvieron consecuencias médicas.

El testigo ha declarado que se encontraba fumando en la puerta de otro local de la zona y también ha reconocido que era vecino de la infancia de dos de los acusados, aunque asegura que hacía mucho que no les veía. Sin embargo, la defensa de C.C.L. ha argumentado en sus conclusiones que su declaración está condicionada por esta relación previa.

Otras agresiones objeto de juicio

Mientras, se producía supuestamente otro de los hechos que han sido juzgados este miércoles. Según M.Z.Z., en el momento en el que todo el grupo transitaba entre el primer bar y la esquina con la cuesta del Carmen en un tenso ambiente, recibió un puñetazo en la cara por parte de M.H.P. Él ha negado los hechos, aunque la joven presenta una contusión en la región malar se su rostro y un esguince cervical.

En último término, se ha juzgado una falta de lesiones de E.H.P. hacia C.C.L. Según la denuncia y la declaración de C.C.L, así como la de la amiga que estaba con ella en el primer bar y que ha ratificado por completo su testimonio, E.H.P. le propinó dos patadas en la pierna izquierda que le produjeron sendos hematomas, que no están acreditados en ninguno de los informes médicos.

Sin embargo, E.H.P. ha negado los hechos y ninguno de los testimonios, salvo el de la amiga de C.C.L., ha declarado haberlos presenciado. Según la defensa de E.H.P, en sus conclusiones, esta denuncia está únicamente motivada por animadversión hacia su expareja, ya que dicha acusada es su hermana.

El Ministerio Fiscal ha solicitado sentencia condenatoria en los términos reflejados en su escrito de acusación y considera probados los hechos enjuiciados teniendo en cuenta todas las declaraciones. Además, la defensa de cada uno de los acusados ha solicitado la libre absolución para los mismos y en los planos de acusación han solicitado sentencias condenatorias en los términos descritos, salvo en el caso de la representación de C.C.L., que ha elevado su petición para M.Z.Z a tres años de prisión. 

Comentarios