Los comerciantes confían en el 'efecto rebajas' como estímulo de las ventas estivales

Los comerciantes confían en el 'efecto rebajas' como estímulo de las ventas estivales
La asociación Aesco espera un incremento del 5% en las ventas, pues el gasto medio por persona se situará entre los 90 y 100 euros. Asecov considera que los salmantinos “han cambiado completamente su forma de consumir, aunque no se hayan visto afectados directamente por la crisis económica, circunstancia que observamos a diario en nuestros negocios”

Pese a que desde hace unos años oficialmente la temporada de rebajas ya no exista como tal, este periodo comercial todavía continúa en la cabeza de muchos clientes salmantinos. En esta costumbre, arraigada durante años, confían los comerciantes de la ciudad, quienes en más de un 60% esperan que les ayude a mejorar sus ventas estivales, según un sondeo llevado a cabo por la Asociación de Comerciantes de Salamanca (Asecov).

Dentro del mismo, un 80% de los empresarios del sector del comercio consultados consideran que es necesario que el pequeño crecimiento que se advierte en la economía comience a notarse en el consumo, muy afectado desde la llegada de la crisis económica.

Soledad Gómez, presidenta de la Asociación Asecov, considera que los salmantinos “han cambiado completamente su forma de consumir, aunque no se hayan visto afectados directamente por la crisis económica, circunstancia que observamos a diario en nuestros negocios”.

Actualmente, “desde la llegada de la crisis ha casi desaparecido la compra por capricho, especialmente de ropa, calzado, complementos o regalos. Desde hace tiempo se observa que toda compra que no sea prioritaria se acaba posponiendo”, expone.

Igualmente, destaca que “existe una mayor tendencia hacia la búsqueda de descuentos durante todas las épocas del año”, que se explica por la llegada de la venta por internet.

Esta plataforma es la nueva herramienta multiusos de los clientes, quienes “pueden comparar de precios o, incluso, buscar ofertas que compiten directamente en precio con el que ofrece el comercio de proximidad”, explica Gómez.

Sin embargo, el comercio salmantino de proximidad, en su opinión, “ha sabido adaptarse a las nuevas circunstancias y motivaciones de los clientes, ofreciendo una oferta variada y de calidad, manteniendo una de sus señas de identidad: el trato personalizado y la cercanía con el cliente”, concluye.

Previsión de ventas

Por su parte, la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco) considera que las rebajas de verano destacarán por su intensidad durante los primeros diez días de julio, debido al adelanto que llevará a cabo parte del sector y por un incremento en las ventas respecto a la campaña del año pasado del 5%, teniendo en cuenta que la confianza del consumidor va en aumento, la situación política de nuestro país se ha estabilizado y por el movimiento que ya se está empezando a notar en los comercios de Salamanca.  

La mayor parte del comercio de proximidad se verá obligado a adelantar el inicio de las rebajas a este viernes 30 de junio para intentar competir y no perder ventas, dado que las grandes cadenas comerciales han optado por anticipar su campaña a ese día.  

Los primeros descuentos oscilarán entre el 20% y el 50%, aunque en algunos artículos o productos se podrán ver desde los primeros días promociones que alcancen hasta el 70%. Será en las primeras semanas de descuentos en las que se registrará un mayor impacto de las rebajas, siendo los artículos del sector textil, el calzado y los complementos, seguido del equipamiento de hogar, la electrónica y las nuevas tecnologías, los más demandados en estas fechas.  

En esta campaña el gasto medio por persona se situará entre los 90 y 100 euros, lo que se traduce en una visión positiva del crecimiento de la actividad comercial en Salamanca.  

Desnaturalización de las rebajas

Según Aesco y la Confederación Española de Comercio, en la que están integrados, el adelanto de la campaña de rebajas y los constantes descuentos que realizan algunos operadores comerciales “está causando la desnaturalización” del concepto tradicional de rebajas, lo que a su vez “puede suponer el fin de las mismas”.  

“Si no se marcan en el calendario los periodos de rebajas, mucho nos tememos que las próximas rebajas de invierno serán las últimas que podrán considerarse como tales”, se subraya, porque “el adelanto de la campaña confunde al consumidor e impide que las rebajas cumplan con su objetivo original, que no es otro que vender el stock de temporada”.  

Desde la asociación de comerciantes se destaca “la urgente necesidad de corregir el descontrol de las rebajas” y se ha pedido a la Administración pública que “impulse el consenso y el diálogo entre formatos comerciales y marque los periodos de rebajas en el calendario”. En caso contrario, “las rebajas desaparecerán y se perderá una herramienta indispensable para la viabilidad de muchos establecimientos comerciales”, se añade.

Comentarios
Lo más