Piden seis meses de prisión a un joven por propinar un puñetazo y empujón en una pelea en Peñaranda

Piden seis meses de prisión a un joven por propinar un puñetazo y empujón en una pelea en Peñaranda
Los hechos se remontan a la madrugada del 5 de marzo de 2016 cuando, según el informe del Ministerio Fiscal, el acusado golpeó a la víctima a la salida de un pub sin mediar palabra causándole lesiones invalidantes en un codo y en el ojo, por las que también se piden 5.420 euros de indemnización

Un joven, R.C.Z., se enfrenta a seis meses de prisión pedidos por el Ministerio Fiscal debido a un delito de lesiones causadas, presuntamente, en una pelea en Peñaranda de Bracamonte en la que propinó un puñetazo y un empujón a otro joven a la salida de un pub, causándole lesiones en un codo, esta invalidante, y en el ojo. El Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca ha acogido este jueves el juicio en el que el acusado negó los hechos. 

En concreto, el suceso se circunscribe a la madrugada del 5 de marzo de 2016 en la localidad peñarandina. El acusado, que alega que en ningún momento golpeó a la presunta víctima, con la que no tuvo ningún contacto. Su relación, de hecho, según comentó, solo fue de una pequeña discusión en un local del municipio en el que le instó, al igual que otros, a que dejara de molestar a las camareras. Momentos antes, en otro pub, además, aseguró ver una pelea de este con otra persona.

Esto mismo comentó un amigo suyo, testigo en la vista, que es contraria a la versión de la presunta víctima. Este alegó que en el primero de los locales, el acusado le instó a que se fuera de allí y que, una vez en el otro, donde también se encontraron, le golpeó a la salida del local y le empujó, dañándole el ojo y produciéndole una fractura en el entorno del codo, según se recogen en los informes médicos del día posterior. 

En ese momento, según comentó, se encontraba con otro vecino de Peñaranda de Bracamonte, amigo de ambos, que acompañó a la presunta víctima a su casa y al hospital de Salamanca al día siguiente. Sin embargo, este aseguró no haber visto nada y que solo supo de la pelea por lo que le comentaron. A pesar de ello, fue él el que aportó el nombre del ahora acusado.

Otro testigo, que pasó por el lugar de los hechos en la hora en la que se produjeron, aseguró sin ninguna duda de que el que golpeó fue el acusado, válido para que el Ministerio Fiscal y acusación consideraran acreditado que esta agresión se produjo, también por la coincidencia de las lesiones con la fecha y con el suceso relatado. Por ello también piden una indemnización de 5.420 euros. La defensa, en cambio, pide la libre absolución al no dar credibilidad a las declaraciones de la víctima y algún testigo por la amistad con este, además de que la presunta víctima acudió a su casa después de la agresión y no fue al centro de salud hasta pasadas dos horas a pesar del dolor que debía suponer una fractura. 

Comentarios