Santolino no encuentra el mejor ritmo y se conforma con la decimoquinta plaza en Hungría

Santolino no encuentra el mejor ritmo y se conforma con la decimoquinta plaza en Hungría
Empezó la jornada de domingo con buenos tiempos para ir cediendo segundos con los mejores de la clasificación. El salmantino se mantiene duodécimo en la provisional y viaja directo a Grecia para la siguiente prueba del Mundial.

Lorenzo Santolino ha terminado un discreto fin de semana en Hungría en el que no ha logrado encontrar un buen ritmo en el regreso del Mundial después de un mes de parón. Ahora, viaja directo hacia Grecia donde se disputa la quinta prueba del calendario el próximo fin de semana con el objetivo de intentar acercarse a los puestos de cabeza.

Tras los problemas mecánicos del sábado, cuando se quedó sin frenos y perdió mucho tiempo en una de las especiales, Santolino partía en la segunda jornada de competición con el objetivo de meterse en los tiempos de los pilotos más competitivos. Y así lo ha hecho en un buen arranque de jornada con tres buenas actuaciones en las tres primeras especiales Sin embargo, después ha ido perdiendo comba en un goteo de segundos que le ha ido alejando de las primeras posiciones, aunque no ha estado lejos en tiempos. Al final puesto decimoquinto en E2, pero a poco más de cuarenta segundos de los diez primeros. La victoria ha sido este domingo para el inglés Jamie McCanney, que ha logrado sorprender al líder de la categoría y gran sensación de la temporada, el español Josep García.

Con este resultado, el piloto de Guijuelo ocupa la decimosegunda plaza de la provisional de E2 y todavía tiene opciones de meterse entre los diez primeros de la general a final de temporada. Dependerá de su rendimiento en las cuatro carreras que quedan del campeonato: Grecia y Portugal en julio, Reino Unido en septiembre y Alemania en octubre. Entre medias, la última semana de agosto, los ISDE en Francia. Y también en octubre, las dos últimas pruebas del Campeonato de España de enduro en el que es líder de su categoría.

Comentarios