La provincia renueva su imagen corporativa asociada a la esencia de su paisaje 

La provincia renueva su imagen corporativa asociada a la esencia de su paisaje 
La imagen de la marca salamanca emocion.es evoluciona para transmitir la idea de un paisaje reconocible y asociado a Salamanca a través de la nueva tipología, forma y color de su logotipo. Formas sinuosas que recuerdan a los horizontes de encinas que salpican el paisaje salmantino y tonalidades que evocan la naturaleza diversa de la provincia son algunos de los elementos a los que transporta la nueva identidad corporativa marcada en el presente Plan Estratégico de Turismo 2016-2019 

La Diputación de Salamanca acaba de presentar la nueva imagen corporativa del destino en el marco del desarrollo del Plan Estratégico de Turismo de la provincia 2016-2019. Ahora, salamanca emocion.es “es una marca con personalidad cuya creatividad gráfica pretende comunicar la propia esencia de la provincia, transmitiendo la imagen y el compromiso con las expectativas de sus visitantes: un paisaje imaginario, una dehesa, una sierra, un campo de trigo… en definitiva, trata de transmitir un viaje a través de sensaciones que produce el subconsciente”. 

Sin abandonar ese punto de partida en el que se evocan las emociones del viajero al descubrir una nueva experiencia, el símbolo de la marca evoluciona “hasta hacer de esa idea un paisaje reconocible y asociado a la provincia”. Los círculos, antes geométricos, son ahora formas sinuosas e irregulares que recuerdan a los horizontes de encinas de la provincia; el sol hace entrada en la marca para dar profundidad y composición al logotipo y la línea de tierra se presenta suave y ampulosa como una brisa que mece el paisaje. Respecto al color, la nueva imagen de la marca da un giro con la intención de conseguir una tonalidad que transporte hacia imágenes más asociadas a la provincia de Salamanca como el cereal, la dehesa, el robledal, el castaño, etc. Se trata de colores con más matices que los tonos primarios anteriores, ya que no todo el paisaje es verde, amarillo o naranja, sino una mezcla armónica de todos ellos.

El cambio pretende asociar la imagen de Salamanca con la experiencia en la naturaleza y todo lo que tiene que ofrecer la provincia, por lo que predomina la gama de verdes sobre las demás, alejándose así de la idea de ciudad. 

El tratamiento fotográfico de las imágenes asociadas a la marca también ha experimentado un cambio. Éstas serán seleccionadas por su significado emocional, más que por su carácter descriptivo, con un sólo elemento como protagonista principal, destacando siempre el factor humano, en la medida de lo posible.

 

Comentarios
Lo más