Un gol de Chamorro en el último suspiro da ventaja a Unionistas ante el Águilas

Un gol de Chamorro en el último suspiro da ventaja a Unionistas ante el Águilas
El capitán marcó en la última jugada del partido tras un error del cancerbo. El Águilas acabó con nueve​

Un gol de Chamorro en el último segundo dio ventaja a Unionistas ante el Águilas. Un disparo desde la frontal, cuando el partido agonizaba, hizo rugir a unas Pistas que animaron durante todo momento a los suyos.

El inicio de duelo ya dejó clara la tensión que se respiraba. Las Pistas, con ampliamente más de dos mil espectadores, trataron de apretar desde el principio. Astu apostó por Obispo en el lateral derecho para buscar peligro con sus saques largos de banda. Y así llegaron las dos primeras aproximaciones al área murciana. En la primera, Antonio cabeceó a las manos de Hugo.

Al cuarto de hora, el Águilas chutó por primera vez a la meta de Javi Díaz. Fue Acevedo, desde la frontal. Su disparo se marchó alto. Por parte local, Isaac culminó un córner con un disparo al lateral del área.

Unionistas comenzó a tener el balón aunque le costaba superar el entramado defensivo visitante. Álex trataba de enlazar con los hombres de arriba pero los murcianos eran muy aguerridos. Y, cuando había que parar el choque, lo paraban. Aunque les costaba una cartulina amarilla.

La última de la primera mitad la tuvo Álex. El ‘diez’ caracoleó sobre sí mismo, se zafó de su rival y chutó por encima del larguero. Fue la última de una primera mitad con un gran desgaste físico.

En la segunda mitad, Unionistas dio un paso adelante a por la victoria. Avisaron Cristo y Zubi con dos disparos en la frontal. A los doce minutos de la segunda parte, el portero visitante Hugo sale a cortar un balón, despeja y le mete la ‘plancha’ a Óskar. El árbitro lo ve y lo expulsa con roja directa.

Astu movió el banquillo y metió a Barba por Zubi. Cambio determinante porque Jorge Barba se echó el equipo a la espalda para desequilibrar una y otra vez. Además, recibió una dura patada de Piñero que supuso la segunda del lateral visitante. También se topó con el poste cuando la grada cantaba gol.

Con nueve, el Águilas trató de perder el máximo tiempo posible para parar el asedio unionista. Los locales lo intentaron una y otra vez, pero chocaron contra un muro. Cuando se acababa la fe, el capitán Chamorro disparó desde la frontal, la pelota botó antes del portero, que erró y vio desconsolado como llegaba la pelota a su red.

La explosión de la grada, con más de dos mil personas, fue un estruendo. Unionistas lo celebró como merece. En familia. La vuelta, con ventaja mínima, en siete días en Águilas.

Comentarios
Lo más