Emotivo homenaje en el cementario a las 143 personas ejecutadas durante la Guerra Civil

Emotivo homenaje en el cementario a las 143 personas ejecutadas durante la Guerra Civil

Las paredes del cementerio de San Carlos Borromeo han acogido en la mañana de este sábado un emotivo homenaje a los 143 salmantinos ejecutados desde 1936 hasta 1940 en esa misma pared. De hecho, con motivo de ello, se ha inaugurado una placa y un monumento representativo en señal de recuerdo, que consta de tres siluetas representando a todos los ejecutados, idea de la asociación Memoria y Justicia en el que el Ayuntamiento ha colaborado con el espacio y presupuestariamente. 

En el acto, en el que han estado presentes representantes de los grupos municipales que, incluso, han participado en el homenaje, ha constado de una pequeña representación y las declaraciones del autor de la obra, José Luis Pinto, así como de la presidenta de la asociación, Luisa Vicente, y del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco.

El primero comentó que este se trataba de un pequeño espacio "para la gran tragedia" y agradeció que la tapia, antes cubierta por un profundo arbolado, se descubriera para no ser arrebatado "el sacrificio de las 143 personas objeto de este homenaje" en el que "se puede recordar la esencia y valores de los que dieron la vida por la libertad y la democracia", comentó. 

Además, impulsó al Ayuntamiento a que también realizara algún otro detalle en la plaza de la Concordia, desde donde salían los reos para ser ejecutados, y recordó a las doce personas inocentes asesinadas en la Plaza Mayor. 

Por su parte, una emocionada Luisa Vicente hizo alusión a la "verdad, justicia y reparación", lema que mueve a la asociación. "Pedimos que los mal llamados Consejos de Guerra sean declarados nulos ya que los ejecutados solo defendían la "legitimidad del Gobierno". También tuvo unas palabras para pedir que el 23 de octubre se celebre el día de reconocimiento a las víctimas para que estas dejen de ser de segunda categoría. 

También el alcalde se refirió al "injusto y cruel" acto que ha permitido el homenaje, "un acto de justicia, de honestidad, de reparación y dignidad a las víctimas, que reconforta en parte" a estas. "Estas muertes no fueron en vano, fueron los pilares de la democracia. Familias, sois un ejemplo", comentó antes de reincidir en que se deben "desterrar para siempre los bandos y apostar por la cultura de la concordia y la reconciliación. "Vuestro ejemplo va a ser una ayuda fundamental para hacer una Salamanca mejor y una España más fuerte", culminó. 

Además, antes de estas palabras, llegó el homenaje más sentido con la lectura de los 143 nombres de los ejecutados, algunos realizados por familiares, en un momento en el que las lágrimas también hicieron su aparición. 

Comentarios
Lo más