El 90% de los incendios son provocados por el hombre

El 90% de los incendios son provocados por el hombre

Casi la totalidad de los incendios que ocurren en Castilla y León son causados por el hombre. Así lo aseguran los datos de la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León. La gran parte son intencionados, mientras que otros se deben a negligencias humanas y causas accidentales.

En un segundo plano quedan los fenómenos naturales, como rayos. Sólo el 7% de los fuegos se producen debido a descargas eléctricas de la naturaleza. Además, el 2% de las llamas tienen un origen desconocido, mientras que sólo un 1% se debe a reproducciones de los fuegos casi extinguidos.

Los incendios intencionados, el gran problema de los bosques

Más de la mitad de los incendios que se producen en Castilla y León son intencionados. Así se desprende de los datos que ofrece la propia Junta, que determinó que el 52% de los fuegos ocurridos entre 2005 y 2015 fueron provocados.

Sin embargo, estos datos van en aumento en los dos últimos años. Los tres grandes incendios ocurridos en 2017 en la provincia de Salamanca así lo demuestran. Tanto el ocurrido a principios de año en la zona de Béjar y Candelario como los sucedidos en verano en Aldeadávila de la Ribera y la zona de Puente del Congosto fueron provocados, según estableció la Consejería de Medio Ambiente.

De igual manera, todos los fuegos que ha habido este año en Castilla y León en los que se quemaron más de 500 hectáreas fueron intencionados salvo uno.

Negligencias y accidentes, la segunda gran causa

La segunda gran causa de los incendios son los accidentes. El 38% de las llamas surgen debido a negligencias y causas accidentales. La gran mayoría de estas se deben a tareas agrícolas y forestales, es decir, a quemas que se descontrolan. Barbacoas en el monte o pequeñas fogatas son también otros de los hechos que originan las llamas.

Especialmente problemáticos son estas causas en época de alto riesgo, cuando una pequeña brasa puede dar origen a grandes llamas. Por ello, la Junta de Castilla y León prohíbe quemar restos vegetales agrícolas acumulados entre finales de mayo y mediados de octubre, y cuando lo permite siempre tiene que ser con permiso especial. Además, se considera actividad prohibida durante todo el año la quema de rastrojos.

Comentarios
Lo más